Spaced, comedia friki actual… de hace una década.


En 1999, el canal británico Channel 4 emitió una comedia inglesa totalmente distinta a lo que podía verse en aquel momento. Entonces, los seis amigos de Friends ya se habían asentado en la parrilla americana y Will y Grace ya se habían ido a compartir piso. Alguna serie se atrevía a separarse de la línea general entrando en un terreno más friki-perdedor, como Freaks and Geeks. Los británicos no estaban tan encorsetados. Nunca lo han estado, pero estas comedias de veinteañeros compartiendo piso no se encuentran entre las más exitosas del país. Al mismo tiempo, Expediente X ya había entrado en fase de decadencia pero permanecía en la mente de la población, que estaba entrando ya en el efecto Matrix.

En mitad de toda esa vorágine llegó Spaced, una comedia sobre un par de veinteañeros que intentan hacer algo con sus vidas, fingen ser pareja para poder alquilar un piso en un bloque cuyos habitantes pronto se convertirán en sus amigos, formando un extraño y variopinto grupo.


Spaced se alejaba de las características normalizadas del formato sitcom, con una sola cámara y una estructura narrativa nada convencional, todo esto aderezado con altas dosis de referencias, homenajes y parodias frikis que mezclan sin ningún pudor cine, televisión, cómics y mucha ciencia ficción.

Doce años después, Spaced sigue manteniéndose actual por dos motivos principales. Uno ya lo he adelantado: El formato. La sitcom ha sido hasta hace poco un formato muy supeditado a unas directrices imperturbables desde los tiempos de I Love Lucy. Ha sido a comienzos de este siglo cuando el género ha empezado a cambiar, colgando las risas enlatadas en el armario, encerrando la multicámara en el desván y aventurándose a grabar en exteriores y mezclar géneros. En un momento en el que How I Met Your Mother recurre a los flashbacks, The Office al mockumentary y Community a las idas de olla frikis sin límite, era imposible que Spaced no se integrase como una más a pesar del salto generacional.

El otro motivo por el que la serie se mantiene fresca son sus personajes, una colección de elementos peculiares, excéntricos, delirantes pero al mismo tiempo, reales e identificables. Es imposible no conectar con ellos desde el princípio y sentirse cómplices de sus alocadas y despiporrantes aventuras. Un puñado de frikazos totalmente adorables que no dejan icono de ciencia ficción con cabeza.

No quiero contar más. Bueno sí, sólo os dejo los nombres de sus artífices: Simon Pegg, Edgar Wright y Jessica Hynes. No voy a hablar de sus personajes ni desvelar nada de sus tramas o sus referencias. Es una serie para descubrir por vuestra cuenta, pero por si a alguien le falta un empujoncillo, os invito a ver este hilarante falso tiroteo que, aunque no lo parezca, dentro de la coherencia del episodio, no es tan loco como aparenta :P


4 comentarios :

  1. Yo la vi hace relativamente poco y lo más curioso es que la primera temporada es un poco irregular pero la segunda se sale completamente :D sobre todo porque logra aprovechar muy bien los personajes.

    Sorprende mucho saber que esta serie está hecha hace más de 10 años por el tipo de humor y la complicidad que tiene con el espectador además de las referencias frikis.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena, yo la vi hace algo más de 2 años, y tienes razón en que casi parece ser más reciente que no del año del que realmente data.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. De mis comedias preferidas, debería ser de obligado visionado para los seriefilos :-)

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Sr. Mirindo, todos los seriéfilos o seriemaniáticos como les llamo deberían ver esta serie. Yo la vi como hace 2 o 3 años y me encantó. "Risa, remedio infalible"

    ResponderEliminar

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!