Tres cosas que no esperaba del final de ‘Como conocí a vuestra madre’ (y dos que sí)


Los finales de serie siempre son polémicos; es difícil contentar a todo el mundo pero sobre todo es imposible sobrevivir al escrutinio exagerado del segundo a segundo que provoca internet y las redes sociales. Cuando desenlaces tan consecuentes como el de ‘Cómo conocí a vuestra madre’ reciben una crítica tan brutal que te preguntas qué serie han estado viendo todos estos años, lo más sano es separarse de esos extremismos y tratar de valorarlo acorde con el camino que se ha llevado a lo largo de los nueve años.
Personalmente me encuentro en un punto más neutral con respecto a este último episodio doble, a pesar de poder criticar la forma en la que han llegado a ello, es un buen final, fiel a la serie, emotivo y con guiños al espectador. Mi compañera Lorena escribía ayer una review menos complaciente, pero como es loable que tras tantas temporadas y giros la comedia haya sido capaz de sorprender, aquí va otra visión empezando por las tres cosas que no esperaba del final.

Barney y el amor de su vida

Después de incontables jugadas de ligoteo y de ser el gamberro superficial del grupo, la evolución de Barney le había convertido en alguien capaz de amar por la persona adecuada. Después de dedicar tanto tiempo y tantos altibajos a demostrar que detrás de tanto traje había un corazoncito, descubrimos que acaba divorciado de Robin. Es el giro más tramposo de este final, y es que tras tantas temporadas empeñados en cimentar esa relación, apenas había indicios de que esto pudiese pasar, y si los había no iban con él. Si la separación hubiese llegado únicamente por parte de ella, había sido más consecuente con el personaje que han construido durante tantos episodios.


Sigue leyendo sobre el final de "How I met your mother en ¡Vaya Tele!

Sigue leyendo »

Lo que echaremos de menos de 'Cómo conocí a vuestra madre': un tributo en GIFs


Mañana por la noche se emite en Estados Unidos el final de ‘Cómo conocí a vuestra madre’. Nueve temporadas, unas cuantas polémicas, otras tantas teorías y unas risas considerables después, este grupo de amigos que ha traspasado fronteras se despide. Es una de esas comedias que, como ocurre con ‘The Big Bang Theory’ por ejemplo, es seguida por muchísima gente sin importar de dónde son o si suelen seguir otras series; el fin de una era. Se estrenó en septiembre de 2005 y desde entonces ha tenido muchos altibajos y reajustes pero también muchos momentos inolvidables o referencias propias que pasarán al imaginario colectivo.

Las series tienen que llegar a su fin en algún momento y ‘How I Met Your Mother’ se va a despedir tras una estupenda temporada que ha mezclado a la perfección la comedia con el romance; la nostalgia con el pasado y lo más meta con las pildoritas sobre el futuro que no veremos. Y nos deja con un buen sabor de boca que hace recordar todo aquello que la hace especial y que recordaremos y echaremos de menos en el futuro.

Robin Sparkles

howimethowimet

La Slapbet

howimet

Legen… wait for it… Barney

Como concepto. Ha sido una fuente constante de risa y gamberrismo durante todas sus temporadas. Echaremos de menos sus “Legendary”, sus infinitas versiones de chocar los cinco, el interminable BroCode, las teorías, su estilazo y el SUIT UP!, el siempre divertido Playbook con esa colección de maneras imposibles de ligar, la magia o que salga perfecto e impoluto en todas las fotos.

howimet


Muchos más GIFs y cosas para recordar de 'Como conocí a vuestra madre' en ¡Vaya Tele!

Sigue leyendo »

El progreso tecnológico: el terror del guionista audiovisual


La ciencia ficción se ha alimentado siempre de la evolución tecnológica de la humanidad para construir sus mundos imaginarios intentando ir un paso por delante introduciendo coches voladores o vallas publicitarias con identificación de individuo en sus universos. Esta tecnología puede tener más o menos influencia en el desarrollo de la historia –en una de las más recientes, la fabulosa historia de amor moderna de Spike Jonze en ‘Her’ era el factor clave- pero siempre está al servicio del guionista, de lo que quiera y necesite contar en cada momento.

Sin embargo, la tecnología se vuelve mucho menos conveniente cuando es algo que forma parte del día a día real del mundo en el que vivimos; mundo que intentamos replicar en las historias contemporáneas. Los smartphones, el Whatsapp o Google Maps son herramientas del día a día que se han convertido en verdaderos dolores de cabeza potenciales para el guionista, que ha de huir de ciertos planteamientos narrativos imposibilitados por el progreso tecnológico o sortearlos de la forma menos llamativa que encuentre.

La cobertura, el nuevo Deus Ex Machina

Todas aquellas tragedias griegas ancestrales tenían una excusa para recurrir a una deidad que apareciese de la nada para resolver la situación, y es que los propios Dioses estaban todo el día liándola (y liándose). Este Deus Ex Machina sigue presente en las historias tantos siglos después y se puede manifestar no sólo en giros incoherentes que salvan un entuerto sino también en obstáculos o circunstancias que favorezcan el conflicto.
Pensemos en el terror. Obviando el hecho de que una miradita rápida a Tripadvisor podría alejar de lo moteles inmundos a los que acaban huyendo durante 90 minutos, no es ninguna casualidad que todos los horrores del cine ocurran en casas abandonadas, bosques remotos o carreteras que cruzan por mitad de un desierto. Antes era suficiente con añadir una dificultad extra a las posibilidades de pedir ayuda o con cortar la línea telefónica de tierra. Ya no. Ahora DEBES matar el móvil. Como sea. La frase “mierda, no tengo cobertura” es uno de los deus ex machina más recurrentes de cualquier planteamiento de suspense por persecución y ataque de cualquier tipo, una frase con cada vez menos credibilidad que hace que títulos tan recientes como ’127 horas’ hoy en día estarían cogidos con pinzas.


Sigue leyendo sobre los guionistas y la tecnología en Xataka


Sigue leyendo »

'Mind Games', el fallido y convencional 'Inception' de Kyle Killen


Kyle Killen lo ha vuelto a hacer. Bien podríamos caer en un juego de palabras con su apellido, ya que por mucho que lo intenta no acaba de dar con una serie que convenza al gran público. A ‘Lone Star’, su primer y prometedor drama que protagonizaba James Wolk (ahora divertidísimo en ‘The Crazy Ones’) y que apenas duró tres episodios en emisión, le siguió la fantástica ‘Awake’, una muy medida mezcla de procedimental policíaco y drama psicológico que nunca llegó a cuajar en datos. Primero FOX, luego NBC y ahora ha sido ABC la que ha estrenado su tercer título como creador en la parrilla de midseason.

‘Mind Games’ se revela enseguida como un nuevo intento de Killen de desarrollar historias que le apetece contar. Sus tres títulos hasta el momento tienen ciertos elementos en común que podrían hacernos pensar que ‘Awake’ es esa creación que nunca repetirá a no ser que cambie de tercio. ‘Lone Star’ giraba en torno a un joven cabalgando entre dos mundos y ‘Mind Games’ se adentra en los misterios de la mente y la influencia, los dos elementos que definen ‘Awake’.

Es notable cómo a pesar de mantener en esencia ese interés por los juegos de la mente el factor procedimental ha pesado mucho en el formato de ‘Mind Games’, que nos presenta a dos hermanos al cargo de una empresa dedicada a manipular psicológicamente a aquellos que los que depende la vida de sus clientes. Steve Zahn interpreta al genio y bipolar Clark que idea las tácticas de influencia mientras que el hermano capitalista (más figurativa que literalmente) es Christian Slater, un ex convicto que hará lo que sea para sacar la empresa adelante. Junto a ellos encontramos la exmujer del último, la novia del primero y algunos secundarios extra que sirven de apoyo en las misiones.

‘Mind Games’, inicialmente llamada ‘Influence’, se podría resumir como el hijo bastardo de ‘Origen’ de Christopher Nolan y ‘Los Simuladores’, la serie argentina que también tuvo una adaptación producida por Cuatro. Hablando sobre el proyecto, Killen comentaba cuánto le fascinan los estudios que había en torno a este tipo de manipulación y cómo su práctica convertía el trabajo de los protagonistas en algo moralmente cuestionable, un detalle que queda demasiado diluido en los problemas de formato de la serie.

Sigue leyendo mis primeras impresiones de 'Mind Games' en Vaya Tele
Sigue leyendo »

De cómo los cambios en las categorías de los Emmy reflejan los cambios en el panorama televisivo


Este fin de semana hemos sabido que los Emmy han hecho unas pequeñas pero significativas modificaciones en alguna de sus categorías. En primer lugar, se ha ajustado la regla del 2% en las categorías de mejor serie de comedia y de drama; esto quiere decir que si el candidato que quede en séptimo puesto está dentro del 2% de los votos, saldrá nominado. Resumiendo, se ha ampliado el margen de la categoría de 6 a 7 nominados. Esta es una respuesta más que lógica al crecimiento exponencial en la producción y emisión de ficción de las últimas dos temporadas.

Es algo a lo que constantemente hacemos referencia cuando Netflix tiene nuevo proyecto o una cadena que originalmente no tiene producción propia se aventura en el terreno de la ficción: el panorama está cambiando. Rápida y drásticamente. Hay industrias (como la española) que desprecian internet por lo que está haciendo con la cultura en general y el entretenimiento en particular, pero lo cierto es que la globalización que ha llegado con la red es gran parte de la “culpable” del incremento en la producción de las series.

La ficción ha tirado todas las barreras y ahora más cadenas se están animando a tomar su pedacito de tarta, en parte alentadas por el éxito de Netflix (que ha entrado como un elefante en una cacharrería), las ventas internacionales y la realidad cada vez más patente de que el mundo demanda contenidos interesantes y los busca donde sea, aunque haya que recurrir a paises de idiomas muy ajenos. Menos pilotos, más series evento (es decir, más variedad) y producciones para todo tipo de perfil y público que incluso están tirando las barreras que separan formalmente al cine y la televisión.


Sigue leyendo sobre los cambios de los Emmy y cómo se reflejan en el panorama televisivo en Vaya Tele

Sigue leyendo »

Las caras más famosas que han pasado por ‘Veronica Mars’


Seguimos con nuestra semana dedicada a rememorar ‘Veronica Mars’. Con el estreno de la película a menos de 24 horas (algunos estamos en plan Jack Bauer, con una cuenta atrás obsesiva), ya hemos hablado de lo que fue su estupenda primera temporada y también de ese mundo de influencias y referencias tan patente en sus tres temporadas. Hay un factor en principio sin importancia que hace que los seriéfilos disfrutemos más de los revisionados: los casi famosos. Hay títulos como ‘Urgencias’ o ‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’ que son un nido de actores y actrices que en su momento aún no estaban en el mapa pero que ahora vemos con otros ojos.

‘Veronica Mars’ es una de esas series y el tema de hoy es repasar alguna de esas caras reconocibles. Empezando por aquellas que aún no habían tenido su momento encontramos a Aaron Paul (‘Breaking Bad’), aparentemente encasillado ya que interpreta a un medio colgado con cara de corderito degollado (todo rima) al que la policía interroga. Otro papel episódico fue para Jessica Chastain (‘Criadas y Señoras’), que había salido en ‘Urgencias’ y después se paseó por algunas series hasta que llegase su año (2011); aquí interpretaba a una vulnerable vecina de Verónica con ciertos problemas domésticos.


Sigue leyendo sobre otros casi famosos y cameos de Veronica Mars

Sigue leyendo »

Una mirada a la redonda y carismática primera temporada de Veronica Mars


[Entrada sin spoilers] Hoy se estrena la película de ‘Verónica Mars’ en todo el mundo; en algunos países tendrán la suerte de verlo en pantalla grande mientras que otros, los backers que colaboramos de nuestro bolsillo para que saliese adelante el proyecto con aquel tan comentado Kickstarter, lo tendremos disponible en plataformas de visionado por streaming. Aprovechando este inminente regreso a Neptune decidí aventurarme a un raudo revisionado de los episodios, una re-visitación que ha afianzado aún más la calidad y originalidad de su primera temporada.

Un septiembre de 2004, aquel año que revolucionó el universo seriéfilo con los estrenos de ‘Perdidos’ y ‘Mujeres Desesperadas’, vio la luz una serie con una mezcla de géneros aparentemente imposible y un tono irónico muy especial que haría que muchos se enamorasen a primera vista. Su apariencia de serie juvenil y la cadena tan minoritaria donde se emitía (la ya inexistente UPN) jugaron en su contra; era una propuesta adelantada a su tiempo y afincada en el lugar equivocado que (por muy convencidos que estemos algunos) nunca sabremos si un cambio en alguna o las dos variables habría significado un destino diferente.

Sea como fuere, diez años y tres temporadas después (dos más de lo que sus datos del momento merecían) volvemos a Neptune en una nueva aventura noir de Verónica, y durante estos días podréis leer varios artículos que echan una mirada a lo que fue ‘Verónica Mars’ y a ese ADN que esperamos encontrar en la continuación cinematográfica. Empezamos aquí con un repaso sin spoilers (los únicos detalles de trama que se dan se revelan en el primer episodio) a su carismática y redonda primera temporada.


Sigue leyendo sobre la primera temporada de Veronica Mars en ¡Vaya Tele!

Sigue leyendo »

La censura convierte a ‘Pupa’ en el anime más polémico y decepcionante del momento


Utsutsu y Yume son dos hermanos que viven solos después de haber sido maltratados y abandonados. El pasado es algo que se va descubriendo a lo largo de la serie así que me limitaré a concluir que su infancia fue todo menos feliz. Ya huérfanos, Utsutsu ejerce de hermano mayor y protector de la pequeña Yume. Tras ver unas extrañas mariposas rojas, los dos hermanos se infectan con un virus conocido como Pupa, que convierte a la pequeña en un monstruo sediento de sangre y otorga el poder de regenerarse al mayor, permitiendo así saciar el hambre de carne humana de su hermana mientras busca la forma de devolverla a la normalidad.

Este es el punto de partida del manga de Sayaka Mogi que acabó de publicarse hace pocos meses y cuenta con una adaptación al anime que ha llegado con mucho retraso y aún más polémica. La serie está producida por el Studio Deen (‘Rurouni Kenshin’, los OVAs de ‘Ranma ½’, ‘Blood +’) y dirigido por Tomomi Mochizuki (‘Puedo escuchar el mar’); se anunció para la temporada de otoño de 2013, pero los problemas de producción por el contenido de la historia retrasaron su estreno hasta el 9 de enero de este año.


Sigue leyendo sobre 'Pupa' y su censura en ¡Vaya Tele! 


Sigue leyendo »

Series del pasado que habrían roto twitter



El pasado domingo durante la gala de los Oscar, Ellen DeGeneres rompió twitter con el ya famosísimo y parodiadísimo selfie protagonizado por ella misma y un puñado de estrellas. Ha sido el momento más comentado de la noche y el tweet más twitteado de la historia que hizo que la red social se tambalease durante unos minutos. A la gala de este año se le ha visto el plumero con su intento de forzar lo viral con las constantes referencias de Ellen al tema, deteniéndose un rato a reírse con Jennifer Lawrence de sus caídas (y de paso seguirle el juego a todo Internet, que está entregado al desparpajo de esta muchacha en forma de gifs), y provocar cantidad de momentos “memerizables” que les garantizasen la notoriedad en la red.

Además del récord de RT, la fuerza de lo viral se ha demostrado durante estos días no sólo con el volumen de imágenes y parodias derivadas de la gala (como el ya inolvidable Adele Danzeem de Travolta y el generador de nombres travoltianos); también se ha visto en los datos de audiencia –la gala más vista desde que ‘El Retorno del Rey’ arrasase en 2004 y también el programa de entretenimiento más visto desde el final de ‘Friends’- y Ellen DeGeneres ha batido récords con los datos del su Talk Show del lunes (invitando, por cierto, al repartidor que llevó las pizzas).

La gala de los Oscar es sólo un ejemplo del poder a explotar que reside en las redes sociales, y en el ámbito televisivo lo vemos constantemente con el uso del hashtags en la emisión de programas polémicos como el reciente ‘Operación Palace’, el semana a semana de la emisión de series populares como ‘Breaking Bad’ –que con su racha final de episodios fue una de las reinas indiscutibles- y en sucesos concretos como el famoso #Sherlocklives o hitos narrativos como la revelación de la madre en ‘Cómo conocí a vuestra madre’, detalles de los que es imposible escapar aunque no veas aquello a lo que se refiere.
Todo esto es muy reciente. Aunque twitter empezó a crecer alrededor del año 2008, ha sido en estos dos últimos años cuando la popularización de la red social ha crecido exponencialmente, dejando atrás muchas series que habrían revolucionado los trending topic y hecho explotar el servicio. Es por esto que nos ha parecido divertido pensar en esas series que habrían generado un volumen inmenso de respuesta en las redes sociales de haber existido en su momento.

Friends – Ross y Rachel


Aunque ‘Friends’ habría sido carne de hashtag con muchos de sus momentos o frases más míticas (We where on a break, How you doing, Unagi) es realmente la relación tormentosa entre Ross y Rachel la que habría copado las redes sociales con cada nuevo paso adelante o atrás. ‘Friends’ sería ese tipo de serie que podrías seguir via Tumblr sin necesidad de verla y Mónica gorda se habría paseado por todo tipo de lugares y compañías en un meme, al estilo de cosas como Benedict Cumberbatch cayendo o Leo DiCaprio caminando feliz.


Sigue leyendo más series que habrían roto twitter en ¡Vaya Tele!




Sigue leyendo »

El plano secuencia en televisión


El plano final del episodio más reciente de ‘True Detective’ ha generado bastante ruido y fascinación estos días; y no es para menos. El plano secuencia es un rara avis en la pequeña pantalla y toparse con uno tan dinámico y arriesgado como el que Cary Fukunaga ofrece como cierre al cuarto episodio del oscuro drama de HBO es un regalo que pocos se atreverían a plantear. Son muchos los motivos por los que la televisión huye de este tipo de apuestas de realización, que básicamente podríamos resumir en tiempo y formato.

‘True Detective’ es de por sí un producto muy poco televisivo. Ya se apreciaba en su primer episodio cómo la narrativa del guión y del acercamiento formal de la imagen, el ritmo y el tono se acercaban mucho más al cine –-no en vano hubo más de una comparación con títulos como ‘Zodiac’, una referencia que cada vez resulta más acertada. La televisión, incluso en los productos de cable que tienen unas limitaciones y exigencias menos marcadas, tiene un lenguaje más dinámico que suele ir hacia una edición picada que más planos cortos y medios en montaje rápido que encuadres más abiertos y continuados.




Sigue leyendo sobre el plano secuencia en televisión en ¡Vaya Tele!


Sigue leyendo »

Sobre la migración de directores de cine a la televisión


¿Qué está pasando? Hasta hace nada, que un director con cierto renombre en la industria del cine apareciese en un titular sobre una nueva serie de televisión era la excepción; una noticia de esas para arrancar con un ¡bombazo! en mayúsculas y letras de neón. Ya no. Fincher adaptando ‘Utopía’ para HBO, Shyamalan con su serie para este verano ‘Wayward Pines’ y los Weinstein arramplando con directores tan variopintos como Wes Craven, Gus Van Sant o Lee Daniels entre otros para su ’Los 10 Mandamientos’. Pronto llegará ‘The Strain’ de Guillermo del Toro, Sam Mendes tiene un acuerdo de desarrollo con Showtime y Aronofski con lo propio pero en HBO, Nicholas Winding Refn supuestamente anda con su Barbarella y Steve McQueen desarrollando dos series sobre la esclavitud para BBC y HBO.

Podríamos seguir enumerando ejemplos de cómo algo que empezó a despuntar hace unos años con proyectos como ‘Broadwalk Empire’, ‘Los Borgia’ o ‘Boss’ ha estallado la pasada temporada televisiva. Cadenas de cable que típicamente no se arriesgaban con producción propia lo están haciendo, Netflix está en boca de toda la industria y la ficción en televisión ha ganado una notoriedad que cada vez se tiene más en cuenta. Hollywood está perdiendo las ganas de innovar en lo que a la masa se refiere, lo vemos tanto en cine como en televisión, pero el potencial de las minorías es muy distinto en ambas industrias.

El valor de la minoría

Las grandes inversiones en cine acaban yendo a esos proyectos que aspiran a convertirse en la próxima franquicia millonaria o en el blockbuster del verano. Se persiguen esos contenidos masivos que arrastran al espectador a las salas –ya no sabemos si por interés genuino o por obligación de la máquina mercadotécnica- y que cada vez se limitan más a historias obvias y poco arriesgadas entre las que hay que rebuscar para dar con alguna que pase de entretenida.


Sigue leyendo sobre la migración de directores de cine a la televisión en ¡Vaya Tele!


Sigue leyendo »

Sobre ese 0.5% que queda huérfano tras la mudanza de MTV


Finalmente se ha hecho oficial: MTV abandona la TDT, la televisión en abierto. La continuidad de su poca producción propia y de la programación internacional de su parrilla está en menos peligro con la confirmación de su traspaso a Canal +, pero creo que la ocasión merece que hagamos un minuto de silencio por ese 0.5% de share de media que se queda sin la cadena más juvenil de toda la oferta televisiva en abierto. Esa cifra no será nada impresionante pero el público que al que representa quedará completamente huérfano con este cambio.

Aparentemente no parecería el fin del mundo que MTV acabe en Canal + ya que al menos sigue existiendo como opción de contenido televisivo pero también hay que ser coherentes; ese 0.5% jamás podrá permitirse una suscripción a la televisión por satélite. Con la TDT ha llegado la especialización y mientras que otras cadenas tienen una diferenciación difusa y dependen más de programas concretos que definan su imagen (pensemos en Discovery Max y Xplora, que uno no tiene claro dónde empieza una y acaba la otra), MTV tenía uno de los perfiles más concretos y específicos de toda la oferta de TDT.

Sigue leyendo sobre la pequeña pero específica audiencia de MTV en ¡Vaya Tele!
Sigue leyendo »

La tercera temporada de ‘Sherlock’ en gifs


Sherlock Holmes y John Watson han vuelto y el otro día hacía un repaso a lo que ha sido esta temporada. La perspicacia de uno, los caretos de reacción del otro y una dinámica de pareja que ésta tercera temporada ha explotado al máximo con sus tres gamberros, autoconscientes y brillantes episodios. Tras la larga espera, vino y se fue; y con su ritmo frenético, su sugerente realización y la química de su reparto se ha pasado tan volando que la mejor terapia que se me ocurre es zambullirnos una vez más en todo ello en modo gif



Sigue leyendo »

La amistad y la comedia se adueñan de la tercera temporada de 'Sherlock'


¿Se ha convertido ‘Sherlock’ en otra cosa?

La tercera temporada se ha despedido casi tan pronto como se ha marchado y ha dejado cantidades ingentes de críticas y backlash a su paso. Y es que la forma en la que Mark Gatiss y Steven Moffat han planteado una entrega que muchos llevaban dos años esperando no ha sido plato de buen gusto para todos sus seguidores –y con todo, ha tenido unas cifras de audiencia desorbitadas, quedándose a las puertas de los 9 millones de espectadores de media y superando el 30% de share). The Empty Hearse (escrito por Gatiss), The Sign of Three (escrito por Stephen Thomson) y His Last Vow (escrito por Moffat) han sido los tres episodios que han compuesto la temporada, este último dejando las cosas más que interesantes para las ya confirmadas cuarta y quinta entregas.

El problema de ‘Sherlock’ es haber evolucionado tanto. Ya no se trata de ver cómo la brillante capacidad de deducción de Holmes resuelve unos casos de importancia notable en la trama de cada episodio; no trata de cómo su entorno se enfrenta a las particularidades y excentricidades del personaje, de cómo siempre va un paso por delante a los demás o de ir poco a poco construyendo a ese dúo dinámico que forma con John Watson. Esta tercera entrega ha relegado los casos a poco más que un macguffin para ahondar en la relación de afecto entre los dos amigos protagonistas; ha ensalzado la comedia como parte esencial y definitoria de sus guiones y ha ido un paso más allá con la realización y tratamiento visual del formato.


Sigue leyendo sobre los tres episodios de la tercera temporada en ¡Vaya Tele! 

Sigue leyendo »

Dan Harmon no se corta con las pullas en el regreso de 'Community'


La cuarta temporada de ‘Community’ tuvo todo tipo de reacciones, desde aquellos que renegaron de ella porque ya no era lo mismo hasta los que defendían que no era para tanto y seguía siendo una sitcom divertida. Personalmente siempre suelo coger con pinzas los comentarios que afirman cuánto se nota la marcha de un showrunner de su serie pero en el caso de Dan Harmon sí me colocaría entre aquellos que consideraron que se había convertido en una mala copia de sí misma. El problema era que estaba empecinada en demostrar que seguía siendo esa serie plagada de referencias a la cultura pop, autoconsciente y con la capacidad de plantear un mundo nuevo en cada episodio, y en ese afán de probarlo se dejaron la frescura. Sí, los elementos estaban ahí pero no funcionaba; la presión de estar a la altura era palpable. Por mucho que mi abuela me explique cómo hacerla, la tortilla de patata no me sale como a ella.

Bien pues, contra todo pronóstico, Dan Harmon está de vuelta en Greendale junto a Chris McKenna y se nota en muchos aspectos. Primero, en esa frescura que se echaba en falta; el fluir de estos dos primeros episodios de la quinta temporada ha resultado más orgánico, más natural y, en definitiva, menos forzado. Autoconsciente pero en el buen sentido porque como no podía ser de otra forma, este relanzamiento de la serie no han escatimado en guiños y pullas a lo sucedido en la pasada temporada, tanto fuera como dentro de cámara.


Lee mi opinión sobre los primeros episodios de la quinta temporada en ¡Vaya Tele!

Sigue leyendo »

El calvario de la adaptación: por qué ‘Bron Broen’ es la idea exportable definitiva


Si estos últimos años se han caracterizado por algo en lo que a nuevos proyectos televisivos respecta, es por la aparentemente interminable llegada de adaptaciones de todo tipo. Remakes de clásicos, adaptaciones de cine, de cómic o literatura y/o versiones de ficciones ajenas. Uno de los resultados más positivos de la globalización de contenidos gracias a internet ha sido la apertura de esa ventana a otras ficciones, ventana que las cadenas han aprovechado para hacer suyos planteamientos e ideas de nuevas series.

Esto no es de ayer, por supuesto. La moda de la adaptación existe hace mucho tiempo como una respuesta natural al éxito de algo que triunfa fuera de las fronteras de un país, que decide hacer caso de ese auge y preparar su propia versión. Claro, no todo es importable. Hay que tener en cuenta las posibles barreras culturales o estructurales que puedan entrar en juego, algo que explica muy bien por qué nuestras ya tradicionales dramedias no han sido demasiado exportadas o adaptadas por otros países. El abismo que crean elementos como el formato o el estilo de humor imposibilita la venta de nuestros formatos, que requerirían de tanto cambio que acaba resultando absurdo comprar derechos.


Sigue leyendo por qué 'Bron Broen' es una idea perfecta para adaptar en Vaya Tele

Sigue leyendo »

Esos personajes de serie que casi arruinan la navidad…

Ni Melchor ni Papá Noel ni leches... el Señor Mojón Llega la época del año en la que nos ponemos ciegos de turrón, polvorones y nos da por creer en todos los rituales de buena suerte de fin de año del mundo (¡quién no tiene ese tío que lleva todo rojo, brinda con el anillo en el champan, es extremadamente metódico con las uvas y quema un papel con sus deseos del año nada más comerlas). Las series también aprovechan las fiestas para hacer episodios especiales pero no todo son arbolitos, regalitos y felicidad, siempre están ahí esos personajes empeñados en apagar nuestras ilusiones y tirar de la barba al Santa Claus de turno.
Como por ejemplo Dwight, que en ‘The Office’ tuvo la brillante idea de comprar la muñeca más demandada esas navidades para venderla a precios desorbitados a los pobres padres desesperados.




Sigue leyendo sobre más grinch navideños en 1001 Experiencias

Sigue leyendo »

La emisión de episodios desordenados y el caso (positivo) de ‘Almost Human’


Imaginad que os sentáis a escribir una opinión sobre ‘Almost Human’. Ahora imaginad que todas aquellas cosas que enumeras como puntos positivos de la serie, como que no se hayan demorado en construir la química entre los protagonistas o que abandonasen la gran conspiración del primer episodio y presentasen el universo a base de episodios conclusivos, acaban siendo resultado de una emisión desordenada de los capítulos en lugar de una decisión creativa consciente. Eso es lo que me ha ocurrido al enfrentarme al nuevo policíaco de FOX, que se ha unido a la lista de series que ven cambiado el orden en la emisión de sus episodios.

¿Por qué hacen esto las cadenas? La estrategia de alterar el orden en el que fueron concebidos los episodios responde a razones similares con las que se justifican esos primeros episodios tan expositivos, tan de “cuanto más, mejor”. Cuando una cadena no confía del todo en el poder de atracción de una de sus ficciones, una de las opciones es recurrir a este intercambio de episodios. Buscan dar con aquellos que consideran tienen elementos que van a enganchar a la audiencia; detalles novedosos, tramas entretenidas o cualquier ingrediente que consideren ventajoso de cara a sorprender y atrapar a un espectador que cuente cada vez con más opciones.


Sigue leyendo sobre los motivos del desorden de emisión y el caso de Almost Human en Vaya Tele

Sigue leyendo »

Hello Ladies', una comedia con el poder de seducción que su protagonista necesita


Hace unas semanas que esta comedia de estreno de HBO despidió su temporada debut tras ocho episodios; mi compañero Albertini dejó aquí sus impresiones tras los primeros capítulos con una idea bastante generalizada entre el público y la crítica de que la propuesta de Stephen Merchant no estaba a la altura de sus pretensiones o de sus trabajos previos. Merchant es colaborador habitual de Ricky Gervais y sus habituales mockumentaries y en este trabajo sin él (pero con los guionistas de la adaptación americana de ‘The Office’) sigue por ese camino de la comedia de vergüenza ajena y humor incómodo.

Aún no se conoce el futuro de la serie, cuyas audiencias la han dejado fuera de las listas de datos semanales del cable. Por una parte, HBO suele conceder segundas temporadas y la relación con Merchant y Gervais ha sido muy sana hasta el momento. Sin embargo, que esté esperando tanto a confirmarlo ha hecho saltar las alarmas; quizá veamos un especial de cierre como han hecho con ‘Life’s Too Short’ o directamente ese final sea lo último que sepamos de Stuart pero, en cualquier caso, esta primera temporada queda cerrada si consideramos sus ocho capítulos como un pequeño episodio de evolución personal de sus protagonistas.

Sigue leyendo sobre la temporada de Hello Ladies (sin spoilers) en Vaya Tele


Sigue leyendo »

¿Copia, influencia o parecido razonable?


“Inspirado en”, “basado en”, “alter ego”, “ambientado en”… hay distintas formas de hablar del hecho de que las series de televisión y la vida real no son más que caras de la misma moneda.

Hace poco conocíamos a un personaje real que parece ser la inspiración de Walter White, el protagonista de ‘Breaking Bad’ de AMC. Ahora que conocemos el destino final del cocinero de metanfetamina más famoso de la televisión, es comprensible que se genere un interés por ir más allá. El parecido en este caso es más que razonable: comparten nombre y profesión, que ya es mucho decir. En un mini documental de Vice.com (con subtítulos en castellano) se nos cuenta en primera persona la vida de un padre de familia normal y corriente de la América profunda que acaba convirtiéndose en el mejor productor de ‘meth’ del país. ¿A alguien le suena?

A veces, la inspiración llega en forma de hechos reales, épocas históricas o fenómenos sociales. En este último apartado tenemos, por ejemplo, la fallida serie ‘Tilt’ de ESPN que se pudo ver en EE.UU. en 2005, coincidiendo con el auge del juego del poker. Los creadores de la serie, Brian Koppelman y David Levien, ayudaron a popularizar el juego al ser los guionistas de ‘Rounders’, película de culto para los amantes de los naipes que mostraba al gran público la modalidad de Texas Hold’em, un juego que tiene que ver con la habilidad mental y no con el azar. ‘Tilt’, sin embargo, no pasó de la primera temporada y probablemente sea porque, pese a contar con actorazos como Michael Madsen, no se supo adaptar a la actualidad que pretendía retratar. Se quedaba en el tópico –muy cinematográfico, eso sí- de que el poker es un juego de trampas, engaños y casinos donde se cuecen tramas oscuras… mientras que, en la realidad, cualquiera de los juegos de poker en su versión moderna está más cerca de las matemáticas y los “cerebrines” que de la suerte y los mafiosos.

El de ‘Tilt’ es un caso en el que, por la ficción, se sacrifica la fidelidad a la realidad. Sin embargo, hay también ejemplos de hechos que son igual de impactantes en la historia ficticia como en la real. Nos referimos a ‘Juego de Tronos’ de HBO y la famosa “Boda Roja” que, tal y como ha confesado George R.R. Martin, está basada en hechos reales –por mucho que nos cueste de creer. Una de las escenas más impactantes de los últimos tiempos, está muy influenciada por dos episodios de la historia medieval escocesa: la Cena Negra y la Masacre de Glencoe. Y hasta ahí podemos leer.

Hay muchos más casos de series que se basan en personajes reales, y cada vez lo hacen más. Hoy en día nadie quiere que le pillen en un renuncio; la ficción se desarrolla desde un escenario lo más fiel posible a la realidad. ‘Bones’ de FOX es el reflejo de la vida de Kathy Reichs, forense y antropóloga que ahora además produce la serie. En ‘Scandal’ de ABC no se esconde que el personaje de Olivia Pope, la protagonista, es Judy Smith, ayudante de prensa del gabinete de George Bush cuando éste estaba en la Casa Blanca. En ‘Mad Men’, el misterioso Don Draper se supone que se basa en Draper Daniels, el creador de campañas publicitarias como la de Marlboro, pero también se le relaciona con un secuestrador de aviones llamado D.B. Cooper. Señor complejo este Draper pero, desde luego, no del todo fruto de la imaginación.

Y es que está claro que, ya sea Alabama, Nuevo México, Las Vegas, Poniente, Escocia o Alcorcón, la realidad sigue superando a la ficción. Y encima rima.
Sigue leyendo »