De cómo los cambios en las categorías de los Emmy reflejan los cambios en el panorama televisivo


Este fin de semana hemos sabido que los Emmy han hecho unas pequeñas pero significativas modificaciones en alguna de sus categorías. En primer lugar, se ha ajustado la regla del 2% en las categorías de mejor serie de comedia y de drama; esto quiere decir que si el candidato que quede en séptimo puesto está dentro del 2% de los votos, saldrá nominado. Resumiendo, se ha ampliado el margen de la categoría de 6 a 7 nominados. Esta es una respuesta más que lógica al crecimiento exponencial en la producción y emisión de ficción de las últimas dos temporadas.

Es algo a lo que constantemente hacemos referencia cuando Netflix tiene nuevo proyecto o una cadena que originalmente no tiene producción propia se aventura en el terreno de la ficción: el panorama está cambiando. Rápida y drásticamente. Hay industrias (como la española) que desprecian internet por lo que está haciendo con la cultura en general y el entretenimiento en particular, pero lo cierto es que la globalización que ha llegado con la red es gran parte de la “culpable” del incremento en la producción de las series.

La ficción ha tirado todas las barreras y ahora más cadenas se están animando a tomar su pedacito de tarta, en parte alentadas por el éxito de Netflix (que ha entrado como un elefante en una cacharrería), las ventas internacionales y la realidad cada vez más patente de que el mundo demanda contenidos interesantes y los busca donde sea, aunque haya que recurrir a paises de idiomas muy ajenos. Menos pilotos, más series evento (es decir, más variedad) y producciones para todo tipo de perfil y público que incluso están tirando las barreras que separan formalmente al cine y la televisión.


Sigue leyendo sobre los cambios de los Emmy y cómo se reflejan en el panorama televisivo en Vaya Tele

0 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!