El calvario de la adaptación: por qué ‘Bron Broen’ es la idea exportable definitiva


Si estos últimos años se han caracterizado por algo en lo que a nuevos proyectos televisivos respecta, es por la aparentemente interminable llegada de adaptaciones de todo tipo. Remakes de clásicos, adaptaciones de cine, de cómic o literatura y/o versiones de ficciones ajenas. Uno de los resultados más positivos de la globalización de contenidos gracias a internet ha sido la apertura de esa ventana a otras ficciones, ventana que las cadenas han aprovechado para hacer suyos planteamientos e ideas de nuevas series.

Esto no es de ayer, por supuesto. La moda de la adaptación existe hace mucho tiempo como una respuesta natural al éxito de algo que triunfa fuera de las fronteras de un país, que decide hacer caso de ese auge y preparar su propia versión. Claro, no todo es importable. Hay que tener en cuenta las posibles barreras culturales o estructurales que puedan entrar en juego, algo que explica muy bien por qué nuestras ya tradicionales dramedias no han sido demasiado exportadas o adaptadas por otros países. El abismo que crean elementos como el formato o el estilo de humor imposibilita la venta de nuestros formatos, que requerirían de tanto cambio que acaba resultando absurdo comprar derechos.


Sigue leyendo por qué 'Bron Broen' es una idea perfecta para adaptar en Vaya Tele

0 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!