Celebremos el frío con un clásico que nunca envejece, ‘Doctor en Alaska’


Cojamos una taza de sopita calentita, tapémonos con la batamanta –que mucho cachondeo pero como abriga la cabrona- y acompañemos este frío polar que ha empezado a bajar los termómetros con un viaje a Cicely, ese peculiar y encantador pueblo televisivo al que se muda Joel Fleischmann, un médico neoyorkino judío que se ve obligado a trabajar en la consulta de este pueblo perdido de Alaska. Las desventuras del doctor Fleischmann acabaron emitiéndose en España a horas intempestivas en La 2; una de mis primeras anécdotas seriéfilas deriva de esto, cuando yo en mi tierna pre-adolescencia me iba a la cama después de ‘Vivir con Mr. Cooper’, ‘Infelices para siempre’ o la sitcom post-cena del momento en TVE2. Horas más tarde, a la 1 de la madrugada, mi padre subía el volumen de la inolvidable canción que acompañaba a la intro de la serie para despertarme. Y yo corría al salón para no perderme ni uno sólo de los programas de Chris, de los accidentes de los novios de Maggie, de las películas de Ed o de los monosílabos de Marilyn.


Sigue leyendo con nostalgia sobre Cicely en 1001 Experiencias

2 comentarios :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!