La ambigüedad moral de ‘Homeland’


En pleno éxtasis general con ‘Breaking Bad’, Showtime ha decidido filtrar el primer episodio de la nueva temporada de ‘Homeland’. Es normal, los Emmy (y la nueva temporada) están a la vuelta de la esquina y la gente parecía haberse olvidado de las desventuras de Carry y Brody, de las que no sabemos nada desde diciembre del año pasado. Pero dejemos a un lado las conspiraciones de la industria televisiva para centrarnos en las conspiraciones políticas. Con su tercera entrega, ‘Homeland’ se enfrenta al duro trabajo de conservar su lugar en el pódium de las series en un punto de su historia en el que han de cambiar radicalmente los juegos narrativos de la serie.


El juego más estimulante hasta ahora sin duda ha sido ese intricado de identidades y lealtades que constantemente equilibraba una balanza tendiente a inclinarse a un lado u otro. Independientemente de la historia que se ha generado a su alrededor, los tres protagonistas de ‘Homeland’ (Carrie, Brody y, en menor medida, Saul) son el arma definitiva de la serie, tres personajes bien construidos donde la ambigüedad moral de sus acciones y motivaciones tiene un papel esencial en la relación con el cuarto agente implicado en este juego moral: el espectador.


Sigue leyendo sobre la ambigüedad moral de 'Homeland' en 1001 Experiencias



0 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!