'Ataque a los Titanes', el anime del momento


Si hace unos meses os hablaba del Japón distópico de ‘Psycho-Pass’, hoy traigo una distopía muy distinta de la mano de la serie manganime del momento, ‘Ataque a los Titanes’. Este anime parte de un manga del mismo título (‘Attack on Titan’ es el título internacional, ‘Shingeki no Kyojin’ en japonés) de Hajime Isayama, un joven que empezó a publicar su obra en la revista Bessatsu Shônen tras ganar la mención honorífica Magazine Grand Prix. El manga se convirtió en un éxito de ventas con más de 9 millones de copias con tan solo ocho tomos a la venta, dato que se ha duplicado tras el estreno de la serie animada, evento que dejó a las librerías sin existencias.

Con todo, el manga, que recientemente Norma Editorial ha comenzado a editar en España, ha tenido bastantes críticas referidas a la inexperiencia de Isayama en cuanto a la calidad del dibujo o el desarrollo de personajes, carencias que el anime ha suplido encandilando a todo tipo de espectador, convirtiéndose en una de esas series que ven hasta aquellos que no frecuentan el anime.

Una humanidad acorralada


La distopía de ‘Shingeki no Kyojin’ arranca en un universo estilo medieval que 100 años antes se vio asediado por los Titanes, unos seres antropomórficos de grandes dimensiones que aparentemente viven para comer humanos. La única forma que encontró la humanidad de defenderse e intentar sobrevivir fue retirándose a una zona protegida por tres muros concéntricos que albergaban diferentes poblaciones y niveles de seguridad, además de entrenar una guardia con tecnología especializada.

Sigue leyendo sobre el anime de moda en ¡Vaya Tele!

1 comentario :

  1. Hacía tiempo que no veía un anime tan bueno, es super adictivo y totalmente recomendable, incluso para aquellos que no se suelan decantar a menudo por ese género.

    ResponderEliminar

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!