Cadenas e internet, una relación de amor-odio


Hace unos días, en el entorno del evento Meet The Experts, mi compañero Jose hizo un interesante estudio de la situación actual de las cadenas españolas con respecto a la emisión online de su programación. Cadena por cadena describía cómo era la experiencia del visionado por streaming de cada una de ellas, y aquí quiero recoger esa información y reflexionar acerca de los por qués y de la relación de amor-odio que tienen las cadenas (y grupos audiovisuales en general, todo sea dicho) con internet.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la red se ha convertido en una ventana más y legalmente se trata como tal. El hecho de que solo unas pocas elegidas ficciones internacionales se puedan ver a la carta es una cuestión de derechos que se salen de la competencia de las cadenas, que compran los derechos de emisión en televisión por un número de pases, un número de años o como decidan mutuamente cadena y distribuidora, que son las que se reservan el derecho de explotar estos productos en internet. Servicios de streaming actuales como Filmin o Wuaki ofrecen series en sus respectivos catálogos, y son derechos que las distribuidoras han vendido ex profeso para su distribución en internet. Si las cadenas quisiesen, podrían comprarlos y ponerlos a disposición de sus espectadores.

Monetizo, luego existo

¿Por qué no lo hacen? Nótese que inicialmente, y en relación a las cadenas, he introducido la red como una ventana más, no como una ventana de explotación. Las cadenas están en internet porque hay que estar. Saben que es necesario y poco a poco se adaptan a los tiempos que corren, evolucionando en cuanto a su oferta digital. Pero les fastidia: aún no han encontrado la forma de hacerlo rentable. De repente se han encontrado con una plataforma nueva a la que el espectador acude y espera encontrar lo que busca, se han visto forzadas a trasladar sus servicios informativos online y a crear toda una red de información completa y actualizada que englobe toda su programación. Esto es caro, mucho, y está lejos de ser rentable para ellas.

Sigue leyendo más sobre las estrategias de las cadenas en Internet en ¡Vaya Tele!


0 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!