La exigencia del día a día

Han regresado las series, y con ellas han vuelto cosas que echaba mucho de menos. Por fin se han resuelto alguno de los cliffhangers que me tenían comiéndome las uñas, he podido ver el camino que toman alguna de mis series que se habían quedado en un punto extraño y han regresado esos personajes que me llevan cada semana a un lugar feliz.

Pero también están de vuelta otros aspectos menos positivos. Si hay algo que me hace saborear aún más de seguir semanalmente las series, es poder debatirlas en blogs, podcasts o redes sociales con otros que las disfrutan, pero cada año se generan siempre corrientes en contra de algunos títulos que son difíciles de encarar.

Modern Family‘ es una comedia que ya en su cuarto año sigue manteniendo un nivel admirable. Las escaletas de sus episodios siguen siendo perfectas, la química entre sus personajes funciona como un reloj y mantiene el nivel de ingenio del primer día. Sin embargo, tras varios estupendos episodios de la temporada actual sigue protagonizando una corriente de desencantados y renegados seguidores que la acusan de estancamiento.

Sigue leyendo este artículo en ¡Vaya Tele!

1 comentario :

  1. Es una serie que entre risas y comedia deja una gran enseñanza.

    ResponderEliminar

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!