De las networks que greenlightearon Work it....

Mayo es una vorágine de cancelaciones, renovaciones y series nuevas en el mundo televisivo y, como cada año, resulta interesante ver cómo las cadenas intentan reproducir los éxitos del año anterior a la vez que intentan buscar algo nuevo. De esta forma, tenemos varias Revenge en marcha, nuevos intentos de encontrar la nueva serie de ciencia ficción para grandes audiencias definitiva o esa avalancha de comedias que se debaten entre querer ser la nueva Modern Family o volver al pasado con sitcoms de aires viejunos a lo 2 Broke Girls o esa monstruosidad que ha renovado llamada Last Man Standing.

Si aún no habéis tenido la ocasión de leer sinopsis o ver los trailers de los nuevos proyectos de las Networks, os invito a que escuchéis el Especial Upfronts que hemos hecho en Ohhh! TV, en el que presentamos cada serie, sus sinopsis, algo de sus fichas técnicas y comentamos qué prometen a priori. En el canal de youtube del podcast encontraréis listas de reproducción con todos los trailers.

Alrededor de 40 nuevas series van a probar suerte en la temporada 2012-2013. Menos de un tercio sobrevivirán. El “este año empiezo a estudiar desde septiembre” de los seriéfilos suele ser “este año no veo series nuevas hasta que no vea cómo van en audiencia”. Es un propósito del tipo que tienes que repetirlo mil veces para creerlo y, a pesar de todo, en tu fuero interno sabes que no ocurrirá. Sabes que no podrás resistirlo y que acabarás llorando por esa magnífica serie con muchas posibilidades pero fulminada por los ratings. Véase mis últimos años: New Amsterdam, Kings, Lone Star… Awake.

Y no escarmiento. No escarmiento porque se que Last Resort, una de las nuevas propuestas de ABC, tiene todas las papeletas para acabar en el universo paralelo de las series canceladas y, aún así, es una de las (pocas) que espero con ganas.

A la que auguro un futuro menos nublado es a The Goodwin Games, nueva comedia de FOX que sale del horno de los artífices de How I Met Your Mother y una de las pocas sitcoms de este año que no se vende como la nueva familia moderna definitiva. Pena que tengamos que esperar a midseason para verla. Ahora que lo pienso, quizá no sea necesario, puede que la veamos antes de lo planeado cuando la monstruosidad titulada The Mandy Project se hunda en la miseria.

 Este año tenemos conceptos condenados al fracaso como esa prueba de lo hundida que está NBC que es la serie con el mono, dramas con mujeres forzadas a meterse en la mafia o doctores con doble personalidad. Pero a mí me divierte más la desesperación generalizada por marketinizar (¿? Yo marketinizo, tu marketinizas, él marketiniza… Sí, ¿no? :P) todo producto sin importar como.

Ejemplos de esto son Elementary, que los televidentes se empeñan en comparar con el Sherlock de BBC cuando realmente nos encontramos ante el enésimo drama policíaco con tensión sexual no resuelta. Personalmente creo que CBS ha cometido un error y este referente le hará más mal que bien.

Peores son en cualquier caso esos reclamos en los trailers. Dramas de mafia que presentan “el guionista de la saga Crepúsculo”, series de aspiraciones épicas exageradas que utilizan un fracaso comercial como fue G.I. Joe Rise of the Cobra o series de misterio que se presentan como lo nuevo de los artífices de Gossip Girl y Pretty Little Liars.

Podría seguir divagando sobre lo que se lee de todas estas nuevas series pero no me extenderé más y voy a acabar con mi pequeña quiniela de los Upfronts. Valentina y Dani del podcast Del Sofá a la Cocina han propuesto un juego en el que nos convertimos en Raphaeles y Aramises por una temporada, apostando por aquellas series nuevas que sobrevivirán o morirán en el intento. En este enlace tenéis el funcionamiento y cómo participar.

Mis predicciones. 
666 Park Avenue (ABC): Renueva.
Elementary (CBS): Renueva
Arrow (CW): Renueva
The Goodwin Games (FOX): Renueva.
Chicago Fire (NBC): Renueva

Last Resort (ABC): Cancela.
Animal Practice (NBC): Cancela.
Ben & Kate (FOX): Cancela.

Para despedirme, os planteo otra predicción, una que todos los años es muy divertida de hacer...

¿Cuál creéis que será la primera serie en ser cancelada?.



5 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

No soy repetitiva, es que me han dibujado así.

Lo conclusivo en la ficción televisiva es esquemático y repetitivo, tanto que corre el riesgo de provocar el cansancio de los espectadores, que acaban por perder el interés en seguir participando de las historias episódicas que se cuentan. Es una característica inherente al formato que también comporta un peligro del estancamiento.

Con el tiempo he ido comprobando que lo puramente autoconclusivo no es para mí. Suelo empezar con ganas pero la repetición de dinámicas acaba por desconectarme de la serie, cuyas historias capitulares o personajes protagonistas no han logrado captar mi interés. Sin embargo, jamás utilizaría la repetición de fórmula como un argumento en contra de una producción cuya reiteración es completamente intencionada y nace desde el planteamiento de la historia que cuenta.

Hace unos días, comenté en twitter que estaba disfrutando bastante de una serie que no está dando demasiado que hablar, Touch. Con la inmediatez que caracteriza al pajarito, varias de las respuestas que recibí hacían referencia al carácter autoconclusivo del estreno de FOX y coincidían en calificarlo de repetitivo y cansino.

Touch tiene un concepto muy claro. Partiendo de la premisa de que los seres humanos estamos conectados por un patrón, una maraña de hilos que hace que estemos obligados a que nuestras vidas se toquen e influyan entre sí, se centra en Jake, un niño autista de 11 años que ve estos hilos en forma de complicados entramados matemáticos. Su padre Michael (Kiefer Sutherland) intenta descifrar los mensajes de Jake y ayudar a estas personas con la intención final de conectar con su hijo.

Semana a semana, cada capítulo de Touch nos hace testigos de varias historias aparentemente paralelas que, por sí mismas o por la influencia de Jake, van chocando unas con otras. Es cierto que Touch requiere mucho salto de fe del espectador, que ha de aceptar la premisa como parte del juego y aceptar el flujo de casualidades con las que juegan las tramas, pero al igual que la mayoría de los dramas autoconclusivos no engaña a nadie.

El espectador con una clara preferencia por el drama seriado acusa a la serie de estar estancada, de no avanzar y de resultar repetitiva sin aceptar que Michael es otro Grissom más y realmente la trama horizontal es muy leve y sólo existe como recurso para poder seguir explicando ese entramado de conexiones vitales.

Lo que busca Touch es contar esas pequeñas pero interesantes y emotivas historias semanales con un tono optimista, hasta sensiblero, a la vez que va desarrollando a pasos minúsculos esa relación entre padre e hijo, que ha construido tan bien que ya nos ha dado algún momento donde una simple mirada entre ellos se convierte en uno de los clímax emotivos del episodio.Ver Touch esperando un desarrollo horizontal más allá de eso es como ver How I Met Your Mother por el misterio de quién es la madre.

Sí. Touch es repetitiva y el desarrollo de los episodios es siempre el mismo, tanto que comprendo más que en otros casos que resulte cansina a aquellos que no logren conectar con su tono, con las historias o con su dinámica. Pero antes de pedir que sea la serie que a tí te gustaría o de calificar sus tramas conclusivas, su razón de ser, como relleno, piensa que no es repetitiva, la han dibujado así.


9 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

La juventud neoyorkina de HBO

Existen ciertas premisas que están más que manoseadas en televisión. Personajes de éxito profesional que se ven obligados a volver a su ciudad natal, peces fuera del agua o polos opuestos forzados a vivir/trabajar/matar juntos son algunos ejemplos. Existe un punto de partida muy habitual en historias en formato comedia protagonizada por jóvenes adultos: Madurar, buscarse la vida y encontrar su lugar en el mundo. 

Apartment 23, 2 Broke Girls o New Girl son algunos ejemplos estrenados esta temporada que pronto terminará, pero yo quiero hablar de una de las series más recientes de HBO, Girls.

Hace unos meses despedíamos How to make in America, una dramedia de Ian Edelman sobre un puñado de jóvenes neoyorkinos intentando averiguar qué querían de sus vidas en esta competitiva y cosmopolita ciudad, personajes con aspiraciones y personajes perdidos luchando por encontrarse y salir adelante. Girls, comedia escrita y creada por Lena Dunham y producida por Judd Apatow, nos cuenta algo muy similar pero con un tono y unos protagonistas completamente distintos.

Lejos de los encorsetados brazos de las Networks, ambas series gozaban de libertad para desarrollar sus premisas. La de Edelman se envuelve en una atmósfera urbana, moderna, joven, optimista y underground que contagia a sus personajes, lo que resulta en una serie generacional que intenta reflejar una realidad y unos sentimientos sin hacer comedia de ellos. Sin embargo, Dunham nos introduce con sus niñas-bien en un universo naif, noventero y pesimista, casi hostil, donde sus protagonistas son la fuente de un humor satírico que juzga a este puñado de jóvenes mimadas perdidas en su espiral de egoísmo, aspiraciones impostadas y patetismo. Veinteañeras que lejos de sentir la urgencia o la presión de la madurez, se envuelven en un mundo de tribulaciones casi adolescentes. Una serie con un New York en tercer plano que contrasta con la ciudad-personaje de How to make it in America o la ciudad-icono que muestra otro estreno de la temporada, Smash.

Girls ha sido toda una sorpresa y con sólo cuatro episodios ya se ha convertido en uno de mis estrenos favoritos del año, una serie difícil y muy generacional que refleja una juventud neoyorkina específica pero a la vez pone sobre la mesa temas y problemas fácilmente identificables por los espectadores de esa generación.

Me despido con más comedia: dos series de cable muy distintas a las comentadas en esta entrada pero igual de recomendables. Una es Episodes, que estrena segunda temporada en julio y ya tiene trailer. Otra que estrena segundo año es Wilfred, comedia marciana de FX tiene varios teasers y regresa el 28 de julio.

9 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!