El mejor amigo del hombre... o no.

Esto de los amigos imaginarios no se ha explotado lo suficiente en televisión y FX ha querido poner remedio con la surrealista Wilfred, adaptación de la comedia australiana del mismo nombre.

Elijah Wood es Ryan, un joven abogado deprimido y asqueado con su existencia que decide suicidarse a pastilla limpia pero le sale rana. Mejor dicho, le sale perro, porque al día siguiente empieza a ver al chucho de su vecina como un hombre disfrazado de perro al que interpreta Jason Gann, quien hacía el mismo papel en la versión australiana.



Wilfred es una serie peculiar con un punto de perturbado que le sienta estupendamente. Por una parte, el humor tira mucho de la calidad de looser profesional de su protagonista, un tirado de la vida con muy poca personalidad que cada capítulo aprende algo sobre sí mismo y sobre quién quiere ser. Pero el plato fuerte de la serie es el egocéntrico, manipulador y vicioso perro, que aplica su psicología canina a todas las situaciones. Es esa naturaleza de liante de Wilfred que consigue volver más loco al ya de por sí confundido Ryan la que constituye la base cómica de la serie.

¿Qué más te da lo que piensen los demás? ¿Qué eres, un Golden Retriever?

Los guiones tiran mucho del recurso perro para cierto tipo de gags que recuerdan a cuando Brian no puede evitar sus instintos caninos en Padre de Familia (de hecho, uno de sus productores ejecutivos está detrás del desarrollo de esta adaptación). El hecho de que Ryan ve a un hombre hecho y derecho vestido de perro interactuar con otra gente, que actúan como lo harían con un can, es una peculiaridad que viene de planteamiento y que combinada con aquel recurso perruno que contaba nos da grandes momentos de comedia. Y no me olvido de la secuencia de fumados que siempre despide cada episodio.

Sin embargo, hay que decir que es difícil racionalizar los motivos por los que disfruto cada episodio de esta serie. Es su rarunez, su punto trastornado, su punto absurdo y, sobretodo, Wilfred. Ha sido toda una sorpresa en un género en el que actualmente es difícil ser fresco y diferente. Eso sí, es una de esas a las que hay que cogerle el punto, así que recomiendo que le deis una oportunidad y que al menos veáis un par de episodios.


8 comentarios :

  1. A mí es que sencillamente no me gustó ni me hizo gracia. Estaba todo el rato pensando (o incluso diciendo en voz alta) "Pero qué coj...." más que cualquier otra cosa. Y es que ser diferente no tiene porqué ser bueno...

    ResponderEliminar
  2. Yo vi el piloto, me pareció soez y aburrida, sin ningun tipo de gracia, y no veré nada más. Pero en esto como en todo, para gustos hay colores...

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me parece el mejor estreno del verano, sin duda alguna.
    Desde el principio me parecio original y divertida, pero es que los 3 ultimos episodios han sido BRUTALES, literalmente, porque la cantidad de burradas que pasan, son... pues eso, brutales.
    Y tambien quiero destacar lo geniales que me parecen los actores invitados que estan pasando por la serie, Ed Helms, Rashida Jones, Jane Kaczmarek...
    Larga vida a Wilfred!

    ResponderEliminar
  4. La serie tiene un humor propio bastante peculiar y si no entras en su juego aunque sea mínimamente es lógico el rechazo casi inmediato que puede provocar en muchos.

    A mi me ha sorprendido gratamente. Ver al creador de la serie haciendo del perro con acento australiano es un puntazo y a Elijah Wood en un papel tan lejos de Frodo y tan mal de la cabeza es un aliciente. Además tengo la curiosidad de saber hasta donde puede llegar la situación y qué dirección tomará la serie cuando pases más episodios (puro morbo) xD

    Hasta ahora creo que Wilfred ha ido a más con cada episodio y quizá lo único que le podría pedir es algún tipo de conflicto más allá de intentar ligar con la vecina (lidiar con sus novios de turno podría dar mucho juego, creo yo).

    Por lo demás, me río bastante con ella y sobre todo me hace sentir mucho mejor viendo que hay mentes enfermas capaces de imaginar las barbaridades que pasan en esta serie.

    ResponderEliminar
  5. A mi me está gustando, sin tirar cohetes ni estar esperando con impaciencia a que llegue el capítulo, pero una vez que le doy al play me lo paso bastante bien.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. A mi me encanta, es un humor tan bizarro que choca, para bien o para mal. En mi caso bien.
    Y opino como Ramón Rey, quizá algún conflicto más aparte de lo de la vecina estaría bien. Me gustaría ver a Wilfred interactuando con algún otro perro tal vez. O una perra mejor. Incluso ver que pasa si se cruza con un gato. xD

    ResponderEliminar
  7. Inicialmente, me pareció una idea muy origianl, pero aunque lo he intentado varias veces, no termino de pillarle el punto...creo que la abandonaré por una temporada y volveré a intentar verla de nuevo...

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi la verdad me causa mucha gracia, disfruto ver los capítulos y me gusta mucho wilfred, es muy chistoso porque tiene los instintos y deseos de un animal, pero un humano los representa

    ResponderEliminar

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!