El trono vacío de Dunder Mifflin


Hay algunos detalles de la trama de The Office hasta la sexta temporada incluida.

Cuando estábamos disfrutando con el buen Dunder Mifflin, nos toca volver a sufrir una etapa de cambios. Tras recuperarse al término de la quinta temporada con la Michael Scott Paper Company, The Office sufrió su verdadera crisis con la sexta temporada. La química entre los peculiares y excéntricos currantes de la oficina empezó a perder fuerza y ni siquiera podíamos escudarnos en la adorable tensión sexual de Pam y Jim. Esos momentos incómodos, ese patetismo tierno de Michael Scott y el choque entre personajes se vieron aligerados, todo era más plano y repetitivo. Pudimos disfrutar de algún episodio memorable o de detalles y situaciones dignas de sus mejores momentos, pero la brillantez de una comedia que fue mi favorita durante un tiempo se había perdido.

A pesar de que el arranque de la nueva temporada seguía sin hacer alarde de la genialidad de sus primeros años, el regreso de Holly, uno de los personajes más añorados de la serie y perfecta compañera de Michael, trajo una nueva luz a la oficina, y toda la segunda mitad de la temporada nos ha devuelto a los mejores momentos de the Office. Desde las idas de olla geniales a lo Thread Level Midnight hasta los momentos más entrañables como la adorable proposición de Michael a Holly, la oficina ha vuelto a su esencia, con interacciones entre personajes que funcionan a la perfección como Erin con Michael y con Andy, Dwight en su mundo (y con su deseado momento de jefazo), Jim y Pam en un necesario segundo plano o incluso el insoportable de Gabe.

Sin embargo, ha sido la marcha de Steve Carrell de la serie lo que ha marcado el tono de la última etapa de la séptima temporada. Esos aires de despedida unidos a la certeza de que añoraremos al irrepetible Michel Scott han hecho de los últimos episodios tan divertidos como emotivos. Se nos va de The Office un grande de Scranton y un cómico excepcional que tantas risas nos ha regalado todos estos años y que deja vacío un trono que aún no tiene sustituto definitivo. El candidato que más suena para ser el nuevo regional manager de Dunder Mifflin es Robert California, al que interpretó James Spader en una season finale repleta de cameos.

Desde que Boston Legal se despidese en 2008 tras cinco temporadas en antena, Spader no se ha comprometido con ningún proyecto televisivo. Personalmente no pude reprimir saltos de alegría cuando se rumoreó que Will Arnett ocuparía el despacho de Michael pero, tras verle en acción con esa incómoda entrevista, James Spader me da buenas vibraciones. Antes de dejaros con algunos vídeos de la temporada suelto una pregunta al aire.. ¿Qué os parece Spader como candidato? ¿Os gustó algún otro de los que vimos en la finale?



Un lip dub en la oficina



Awwwwwwww...



Sin duda el momento de la temporada que más recordaré siempre será la canción de despedida que cantan a Michael.. “9.986.000 minutes”. Lagrimilla.

Algunas de mis secuencias favoritas parecen escabullirse en los rincones interneteros así que acabo con un recopilatorio de los mejores momentos de Michael según NBC que empieza con la genialérrima intro del hilarante “Threat Level Midnight”. Podéis verlo aquí.


3 comentarios :

  1. por lo que he leído, James Spader sería el sustituto de Kathy Bates como CEO de Sabre... habrá que seguir esperando al sustituto de Michael :)

    ResponderEliminar
  2. Jim carrey, sé que es el más improbable, pero sería taaaan bonito....
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Me quede en la penúltima temporada. Me fascina la serie. Éxitos en el Concurso 20blogs.

    Te invito a que visites mi blog de cine
    http://cineparausarelcerebro.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!