Meme: Farewell Temporada 09/10

Dos de las series que más he disfrutado últimamente, Fringe y Breaking Bad, aún tienen una entrada pendiente en este blog. Me está costando muchísimo escribir sobre aquello que hace geniales a ambos títulos y, con el caloraco de estos días, apetece algo más ligero y fresquito…. Y ¿Qué mejor que un meme para despedir la temporada que ya prácticamente se ha ido?

La idea es contestar a las secciones teniendo siempre en mente esta temporada que acaba de terminar y contestar sin spoilers para que todo el mundo pueda disfrutarlo… Espero que os animéis y leer muchas despedidas por ahí! ^^

La nueva serie que recomiendas.
Parenthood. Aunque hay otras series nuevas que probablemente recomendaría si me preguntaran, este drama familiar es el nuevo título más interesante. Buenas historias, mejores personajes y ese tono realista que tanto me gusta. ¿Su asignatura pendiente? La empatía con el espectador.

La nueva que nunca debió ver la luz.
Creo que el título más soporífero que he tenido que aguantar esta temporada fue Eastwick. Eso sí, decir que en un meme anterior puse que Spartacus era una de las más esperadas y resultó ser un bluff total (para mí).

La que no pensaste que te gustaría.
No daba ni medio duro por Modern Family, ya que tenía pinta de comedia familiar totalmente random. Sin embargo, me cautivó totalmente desde aquel gag de El Rey León… y me ha mantenido ahí hasta el final.

La que más esperabas cada semana.
Fringe. Sin ninguna duda. Aún tengo pendiente una entrada sobre lo grande que ha sido esta temporada pero me cuesta especialmente escribir sobre ella porque no soy capaz de expresar lo genialísima que es :P Pero pronto caerá, lo prometo.

La que ha perdido fuelle.
The Office. Quizá podría decir alguna otra pero esta es la que más me duele ya que hace nada era mi comedia actual favorita. Esperemos que la séptima remonte y que sea la última. Hay que despedirse a tiempo.

La que te ha sorprendido gratamente.
Iba a poner Parks and Recreation pero como la voy a mencionar en otra categoría y no me quiero dejar a los Lions fuera del meme, digo Friday Night Lights. Después de la maravilla que fue el tercer año de la serie, era un poco escéptica con respecto a otra temporada y resultó no sólo ser aún mejor sino estar a la altura de la primera. Si es que no se por qué me sorprendo…

La miniserie.
Voy a decir The Pacific a pesar de no haberla acabado aún, porque lo que he visto no sólo es impresionante sino que (¡viva la polémica!) además ha confirmado lo que predije: es mejor que Hermanos de sangre. Una mención especial a The Prisoner, raruna como ella sola pero con muchos detalles interesantes.

La que todo el mundo adora y tú no lo comprendes.
Este año las cosas se han calmado un poco entre los fans de estos geeks, pero es sigo sin poder con The Bing ang Theory. Tampoco acabo yo de verle la gracia a Chuck, que tantos y apasionados seguidores tiene.

La que tú amas y la gente ignora.
Seguramente Fringe podría entrar en esta categoría y todo. Pero diré que me sorprende la poca repercusión que tiene United States of Tara. Es cierto que su primera temporada no fue ni mucho menos redonda pero, con el tono ya cogido, esta segunda ha sido fantástica no, lo siguiente.

La que dejaste y ahora te arrepientes.
No es que me arrepienta especialmente, pero me pregunto si tuve poca paciencia con Nurse Jackie. Después de su brillante piloto, la cosa fue a peor con cada episodio para mi gusto pero leo a mucha gente encantada. Y True Blood… Si hubiera seguido ¿Estaría ahora entre aquellos que disfrutan de lo paródica que es?.

La que debería haber terminado.
Mirad que odio series a las que deseo todo el mal pero voy a poner una que amo: Supernatural. Esta debería haber sido su última temporada y los Winchester deberían haberse despedido para siempre con ese magnífico episodio final que ya alabé en su día.

La del maratón
Bones. Bones. Bones. A comienzos de Octubre del año pasado comencé inocentemente la serie en un tramo gripal de mi existencia. Poco más de un mes después ya estaba al día con la emisión de la quinta temporada. No hace falta que diga más ¿no?

La que has echado de menos.
Pues hay muchísimas series que echo de menos en algún momento pero creo que procede colocar Everwood aquí. Primero porque Life Unexpected me dio falsas esperanzas de encontrar una humilde sustituta. Tampoco ayudó que por fin conseguí que Felipe de serieina la viera y amara… y me ha dado una envidia inexpresable.

La cancelación que has maldecido.
¿Puedo decir New Amsterdam? xD No, va. Ya lo tengo (casi) superado. Este año podría decir que me duele la cancelación de Better Off Ted, una simpática y marciana comedia que disfrutaba… Pero tampoco me va a causar un trauma a lo Verónica Mars, la verdad…

La renovación cansina.
Smallville o Dos cacas y media. GET. OVER. IT.

Ese cliffhanger malo para tu manicura.
Me voy a comer las uñas con Fringe todo el bendito verano, pero la reina de esta categoría es Dexter. La brillante cuarta temporada, la mejor de la serie, nos ha dejado con un game changer en toda regla. Que vuelva ya!

Esa pareja que te ha hecho llorar
Ese episodio 100 de Bones ha sido un antes y un después en la historia de Booth y Brennan, devastador para algunos, esperado por otros… Pero ya que les hemos tenido que despedir, hago una última mención a todas esas parejas que me hicieron llorar como una magdalena en el final de perdidos. Tengo testigos.

Esa otra que te ha hecho reír
La pareja del año, por no repetir a Liz y Jack hasta la saciedad, van a ser April y Ron. ¡Quién me iba a decir a mí hace un año que ahora contaría a Parks and Recreation entre mis comedias más divertidas! En esta divertidísima segunda temporada, ellos dos han sido sin duda los que más carcajadas me han regalado.

La season premiere que te dejó los ojos como platos
Como Flashforward no se merece ni media mención y meter Breaking Bad es algo tramposo (ya que he empezado con la temporada actual tarde), no me cuesta mucho acordarme de House para esta mención. Para mí, la serie ha sabido mantenerse fresca con cada temporada y actualmente lo está demostrando… y ya lo dejó bien claro con aquel fantástico episodio doble de comienzo de temporada. Una delicia.

La season finale que viste al borde del sofá
A pesar de que esta temporada he tenido season finales tremendamente intensas y emocionantes (véase Fringe, Supernatural o Brothers and Sisters), sin ningún tipo de duda es LOST la reina de esta categoría. Después de la decepcionada sexta temporada que estábamos teniendo, esperaba con más ganas otros finales. Sin embargo, el “The End” de Lost me tuvo dos horas al borde de la butaca, viviéndolo todo intensamente, llorando más de lo que esperaba, aplaudiendo y, en definitiva, disfrutando a tope. Sí, por si alguien aún no lo sabe, yo soy pro-final.

Menciones especiales.
Categoría comodín para no dejar sin mencionar brevemente otras cosas destacables de series como los últimos segundos de Misfits, el bajón que Glee ha dado para mí tras el parón, el vicio que he pillado a The Amazing Race, los inigualables Walker, los multiversos de Padre de Familia o el sombrero de Timothy Olyphant.

Y hasta aquí el meme. Os parecerá largo pero he tenido que quitar categorías y todo... porque una se pone a hablar de series y es que no para!. Espero que os haya gustado y que os incite a hacer vuestro propio meme-homenaje a la temporada que se va!

Ya se han apuntado al meme: Basura y TV, Con series y a lo loco, The O Blog, Serieina, 4:3 - 16:9, Freakscity, En algún lugar de la tele, Gudtivi Inc, El diario de MacGuffin, Como un Fenix, Yorchseries, Cajón de Sastre.. ¿No está el tuyo? Déjame un comentario! ;)



36 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

The Amazing SERIES Race

Actualmente estoy disfrutando de algunas temporadas de esa gymkana mundial que es The Amazing Race. Después de la decepcionante última edición, TAR 16, he podido disfrutar de la tensa primera carrera y la séptima accidentada y emocionantísima edición.

Pero hoy tenemos una Amazing Race mucho más seriéfila. Once equipos, trece etapas, muchos kilómetros, innumerables pruebas… ¿Quién ganará? (Tranquis, no hay spoilers)

11. Marshall y Lilly (Team How I Met Your Mother)
Esta adorable pareja no iba a llegar muy lejos. Son demasiado buenicos para hacer el mal a otros equipos pero ante la perspectiva de perder, el lado competitivo de Lilly sale a la luz y asusta a todos los taxistas con su mirada “estás muerto para mí”. No hay forma de que lleguen a ningún sitio.

10. Walter y Astrid (Team Fringe)
Aunque “Asterix” tiene la paciencia que requiere este tipo de competición, la nula capacidad de orientarse de Walter les lleva continuamente al lugar equivocado. Tampoco ayuda el hecho de que el doctor Bishop vaya viendo “patrones” en cada esquina. Llegaron últimos en una etapa no eliminatoria y, aunque a Astrid no le costó conseguir dinero de extraños teniendo a Walter de acompañante, el constante reclamo de refrescos por parte de Walter acabó con su presencia en la carrera.

9. Dona y Josh (Team Ala Oeste)
Los espectadores se extrañaban que no hubiesen sido eliminados antes. No hay agua suficiente en África para calmar el picor de garganta por su diarrea verbal. Sus interminables discursiones sobre las ventajas e inconvenientes del Detour, las lecciones de feminismo ante la manía de Josh de hacer todos los RoadBlock y las lecciones de política e historia de cada uno de los sitios donde viajan son una gran pérdida de tiempo. Animabáis la carrera, chicos, os echaremos de menos.

8. Hurley y Ben (Team Isla)
Pareja marciana donde las haya. Hasta este momento la picaresca y labia de Ben han sido sus grandes aliados para mantenerse en la carrera… pero Hugo no deja de ser una albondiguilla sin mucho fondo físico. Tarde o temprano tenía que caer. Ah, y sí. De alguna forma Ben sale con la cara llena de moratones.

7. Jack y Liz (Team 30 Rock)
¿Cómo han llegado hasta aquí? Fácil, la falta total y absoluta de vergüenza y ridículo de Liz ha hecho que hiciera cualquier cosa para conseguir ayuda de los locales, carreras gratis en el taxi y todo tipo de favores mientras Jack, enfundado en su traje, bebía whisky. Pero estaba claro que no podían durar mucho... Liz gastaba todo el dinero de las etapas en comida y Jack perdía demasiado tiempo intentando vender su gran creación "El triple-microondas".

6. Rory y Lorelai (Tram Gilmore)
Las Gilmore, al contrario que Josh y Donna, han usado su labia contra los demás, en vez de contra sí mismas. Eso y su encanto las ha hecho llegar muy lejos, pero como con Ben, no se puede vivir sólo de labia, y tanta pizza y gominola sentadas en el sofá viendo maratones de pelis antiguas no es de mucha ayuda. Y aquí no tienen a Luke para que les arregle el tejado…

5. Mulder y Scully (Team Alien)
Tienen fondo, tienen recursos y tienen experiencia. Pero hay que creer Scully, hay que creer… y a veces hay que confiar en el taxista, en las indicaciones de Mulder o en la seguridad del programa. Pero iban bien, muy bien… hasta que el Team Walker se sintió amenazado y fueron víctimas de un Yield. Mientras esperaban la caída del último grano de arena del reloj… desaparecieron sin dejar rastro. Aún siguen en paradero desconocido.

4. KevRaaahh (Team Walkers)
Su alta competitividad y el trabajo en equipo de Kevin y Sarah les ha llevado lejos. Ambos son inteligentes y atléticos aunque lo suficientemente snobs para estar todo el día quejándose de las sucias camas del tren en India o las incómodas jaimas en África. Esto precisamente echó para atrás a Mónica y Ross Geller (Friends) en el casting... Iban a perder con Mónica limpiando cada rincón de todas maneras..

Al final, sus orgullos hicieron que se pelearan por cada RoadBlock o cada momento de conducir o cada detallito insignificante… y todos sabemos que en TAR el trabajo en equipo es esencial para ganar.

3. Booth y Brennan (Team Bones)
¡Qué gran equipo! No por nada han llegado a la final. Son inteligentes, decididos, ágiles y eficientes. Además, la amplia variedad de idiomas hablados por Brennan y la capacidad de “convicción” de Booth les ha sido de mucha ayuda. Pero la excesiva metodología científica de ella, su falta absoluta de empatía con los concursantes o los habitantes de los países visitados jugaron una mala pasada al equipo, que acabó por caer por culpa de una prueba directamente relacionada con payasos.

2. Dean y Sam (Team Winchester)
Después de vampiros, wendigos, demonios y cosas mucho peores, una competicioncilla insignificante no es nada para los hermanos Winchester. Fuertes y duros competidores, se han mantenido a la cabeza del grupo desde el comienzo… ¡¡Quién iba a pensar que el Impala sería el culpable de su derrota!! Tan acostumbrado Dean a su querido cochecito, resulta que no sabe conducir con marchas… y Sam, en medio de un subidón de su bebida favorita, no estaba como para ponerse al volante. Por cosas más tontas se pierde en TAR.

1. Walter y Jesse (Team Metanfetas)
Nadie daba un duro por un niñato drogata y un viejo canceroso, y aquí están. Por culpa de sus miedos y disputas, casi se quedan fuera de la competición al llegar últimos en la otra etapa no eliminatoria. Fue el impulso que necesitaba Walter para ponerse chungo. Calvo y enfundado en su sombrero, hizo de su determinación su gran arma. Suerte que aún les quedaban un par de cristales por ahí para sacar la pasta que la organización les había quitado. Conseguir pasta como camellos ya estaba siendo demasiado rutinario… Walter necesitaba nuevas emociones. Y las ha conseguido.

Si no fuera spoiler habriá puesto otro team en Fringe. Los Fringeros seguro que saben a quién me refiero. ¿Cómo sería el resultado en ese caso? Sólo lo sabrán en un universo alternativo... Ah, y un detalle: hay Impalas con y sin marchas y nunca tuve claro el tipo de Dean... Pero concederme la licencia :P

¿Queréis hacer vuestro propio TAR seriéfilo? Adelante! Esta es la edición primera pero si en USA han llegado a 16, nosotros podemos superarles :P Si os apuntáis a la aventura, dejadme un comentario! Así hago una lista de links con otros TAR ;)
* Rógar-San ha hecho su propio TAR en su blog.

18 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

Las pocas perlas de American Idol 9

Nunca pensé que dedicaría una entrada a American Idol en este blog. Es un concurso al que no había prestado demasiado la atención. Como mucho veía algún vídeo suelto en youtube y poco más. Pero cuando vives en los USA es complicado escapar de él y desde entonces lo he ido siguiendo.

Por algún motivo que desconozco, este año ha sido el de salir del armario con respecto a los programas de no ficción. La bloggosfera y twittersfera está plagada de TARistas, Survivoristas, BigBrotheristas o Projectranweyistas, por mencionar algunos… así que yo salgo del armario con American Idol xD Aprovecho para confesar también que veo Top Chef y que me he unido a los fans absolutos de The Amazing Race.

Esta temporada de Amerian Idol ha sido un despropósito absoluto. El casting inicial prometía mucho, aunque menos que otros años, y había mucho talento. Desde que veo el concurso siempre defiendo a los americanos en el sentido de que, generalmente, suelen echar más o menos a gente que corresponde. Hay excepciones, por supuesto, y grandes… pero bueno, más o menos suelen ser consecuentes con el que canta a puro gallo.

Sin embargo este año no ha sido así. Ya desde el inicio del programa empezaron a eliminar a los concursantes con más potencial como Lilly Scott o Alex Lambert y dejando a gente sin talento ni interés como Tim Urban, Aaron Kelley o Casey James, ese guaperas estandar que absurdamente ha llegado al Top 3.

Iba a hacer un repaso rápido a los concursantes pero realmente no tiene mucho sentido, prefiero referenciar las que para mí han sido las mejores actuaciones de la temporada. Hablaré del resultado final tras los vídeos.

Siobhan Magnus – Think
Cuando empezó el concurso no daba nada por Siobhan. Nada. Pero ya muy pronto en la competición nos regaló este tema de Aretha Franklin y nos dejó a todos con la mandíbula en el suelo con ese final.

Crystal Bowersox – Give me one reason
Este tema de Crystal demuestra porqué merecía llegar a donde ha llegado. Desde el comienzo del programa quedó claro su talento y aquí está sencillamente impresionante en todos los aspectos. Probablemente mi actuación favorita de ella.



Lee DeWyze – Hallelujah
Habla por sí mismo. Es curioso… Lee empezó siendo uno de los que menos me gustaban, sus actuaciones no me decían nada y él me inspiraba desconfianza. Semana a semana fue creciendo hasta el punto de convertirse en mi favorito para ganar. Con este tema me dejó sin habla.



Andrew García – Sugar, we’re going down
Aunque no tenía la major voz, me enamoré de ella (y él) desde que cantó aquel tema de Paula Abdul en la Hollywood round. Esa versión de una canción de Fall Out Boy que siempre me ha gustado ha sido mi actuación favorita de Andrew y una de mis versiones favoritas.



Alex Lambert – Trouble
Quizá no era especialmente fan de Alex pero nunca ha habido duda que tenía una de las voces más originales entre los chicos. Esta fantástica actuación hizo infinitamente más dolorosa su injusta expulsión.



Lilly Scott – En general
Era de mis favoritas al comienzo del concurso. Lo tenía todo: Talento, presencia en el escenario, voz de lo más especial... Un soplo de aire fresco en todos los sentidos. Su expulsión fue realmente insultante. Podéis verla ya en concurso en con este temazo o este otro, pero yo voy a poner la actuación en la Hollywood week: la que me enamoró.



Didi Benami – Rhiannon
Ah Didi... Qué llorona era pero qué especial y dulce eran ella y su voz. Empezó muy bien pero los jueces se cebaron con ella, la confundieron y entre sus machaques y que ella perdió el norte, tuvimos que despedirla antes de lo que merecía.



Michael Lynche – Ready For Love
Nunca fui fan de Mike. No soporto su rollo de tio seductor sensiblero, siempre con canciones de amor y ese sobre esfuerzo de ser como un osito de peluche. Con cada actuación se me hacía más cansino. Pero sí, tiene buena voz y ha tenido una actuación memorable. Aquí está.



Siobhan Magnus – Paint in Black
Hora de volver a la gran Siobhan, que abandonó el concurso mucho antes de tiempo (en favor de mamarrachos como Casey o Aaron). Esta es su otra gran actuación junto a Think. Ese drama, ese vestido... esa voz.


Casey James – Jealous Guy
Este concursante nunca me gusto y es vergonzoso que llegara al Top 3 con su voz de cabra balando… Pero sí quiero destacar esta actuación suya, la única que me ha gustado y una de mis favoritas de aquella noche.


Lee DeWyze – That’s Life
Iba a poner su versión de “The Boxer”, otra mis actuaciones favoritas de Lee, pero me decanto por este de Frank Sinatra. Me gusta muchísimo Sinatra y cuando ví que era el tema de aquella noche temblé. Además de Lee, sólo Crystal salió airosa esa noche. Pero lo de Lee fue, para mí, grande.



Crystal Bowersox - Up to the Mountain
Último momento de Crystal en el escenario de American Idol y sin duda uno de sus mejores temas y una de las mejores actuaciones de toda la temporada: vocal y rítmicamente perfecta y con un sentimiento envidiable.



Y hasta aquí esta ristra de temas. Ahora toca comentar los resultados y es que llegados al Top 2, cualquiera de los dos finalistas merecían ganar. Por su parte, Crystal ha sido una artista desde el principio y ha demostrado su talento y su personalidad en cada una de sus actuaciones. Lee empezó en la sombra, y no me gustaba nada, pero poco a poco ha ido creciendo hasta llegar al punto en que sus actuaciones eran de lo mejor de la noche. Tiene una voz rota que personalmente me encanta pero le falla su personalidad nerviosa y algo rancia.

¿Creo que Lee Dewyze merecía ganar American Idol 9? Es difícil decir teniendo en cuenta la cantidad de talento que se fue al retrete a medida que avanzaba el concurso. Pero llegado un punto, cuando se fue Siobhan podría decir, que para mí Lee se convirtió en ganador por sus posibilidades, su evolución y su voz, y semana a semana me lo demostró. Salvo el final. En la final estuvo distante y frío, algo que se acentuó con la impecable noche que nos regaló Crystal con sus actuaciones. Me alegro que haya ganado Lee no sólo porque se lo merece y así lo quería sino porque tampoco dudo que Crystal vaya a tener problema para conseguir que le produzcan un disco, sinceramente.

Aquí el momento en el que se desveló el ganador y una interpretación de "Beautiful Day" por parte de Lee mucho mejor que la que hizo en la final. Aquí demuestra que tiene lo que hay que tener para ser un American Idol.






4 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

FAREWELL 09/10: Adiós serie, Adiós.

El cadáver de LOST aún no se ha enfriado (y menos según lo están tratando algunos) y todavía cuesta pensar en escribir sobre otras cosas, pero hay que seguir con nuestras vidas televisivas. La temporada ya se nos va y hay que seguir despidiéndola. Ya he hablado de varios finales de temporada pero hoy las protagonistas son esas series que he ido abandonando por el camino.

Es curioso cómo las cosas cambian con el tiempo. Yo hasta hace nada era de ese tipo de seriéfilo al que le cuesta mucho abandonar las series a medias. Pero últimamente me doy cuenta que ya no sólo no me cuesta tanto ser más selectiva sino que no me da ninguna pena dejarlas cuando se que ya no me aportan nada. ¿Por qué no lo hice antes? Podría haber reciclado muchas horas en ver otras series que merecen más la pena…

Gossip Girl.
Me resulta gracioso pensar la manía que le tengo ahora a esta serie y lo mucho que me gustaba allá en la primera temporada. El año pasado empecé a notar el cansancio y el desinterés y hacia la mitad de la temporada lo dejé. Con la tercera decidí darle una segunda oportunidad… Después de un visionado para entendidos de lo que me faltaba me puse con ella pero, tras dos o tres episodios, definitivamente supe que había perdido todo el interés en la serie y sus personajes. No me da ninguna pena dejarla.

Life UnExpected.
Otra que tal. Ya dejé claro en mi ultimo post sobre el nuevo drama de CW, que todo lo bueno que prometía con aquel piloto que nos enamoró a muchos, no ha se ha cumplido y ha decidido ser una serie simplona, repetitiva y tipiquísima. Una pena, me apetecía un drama familiar de tono inocente… Hace tiempo que no tenemos.

White Collar
De momento está en stand by, no por mis ganas de verla sino por los comentarios de que la última etapa de la temporada mejoró considerablemente. Me cuesta creerlo. Siempre fue muy tontorrona y los casos no eran lo que esperaba de ellos. Después de aquella resolución a la remanguillé del cliffhanger de mitad de temporada me sentí tan estafada que ahí acabó mi relación con la serie. Probablemente para siempre.

Castle
Siempre he dicho que Castle era prescindible. Los casos son predecibles, nada interesantes y la química entre los protagonistas totalmente nula. Pero Nathan Fillion era tan divertido y encantador y su familia (madre e hija) nos regalaban escenas tan molonas que yo seguía y seguía. Pero ya no. Tras cinco episodios de la segunda me di cuenta que los pros ya no eran suficientemente fuertes para ganar a los contras. Y no, no me creo que haya mejorado.

Accidentally on Purpose
Este es otro de esos títulos que eres consciente de que es simple y prescindible. Una de esas series que entran de lleno en la lista de placeres culpables. Y lo era. Tengo un amor especial incontrolable por Jenna Elfman desde Dharma y Greg, y su acompañante masculino hacía el viaje más que interesante. Pero poco a poco perdió la parte de “placer” y se quedó sólo con el “culpable”. A mitad de temporada cayó de mi lista.

Flashforward
La gran decepción de la temporada. Eso les pasa por crear tanto hype y no saber respaldarlo medianamente. Su absurdo intento de hacer una serie más o menos autoconclusiva a partir de un detonante tan tan seriado nunca lo comprenderé. Fue su gran fallo… No intentes hacer un Lost autoconclusivo porque no se puede.

One Tree Hill
En este caso el abandono ha sido más de forma natural. Ya desde la temporada cuatro la cosa empezó a bajar considerablemente, llevándonos por una serie de tramas cada vez más absurdas y unos personajes que ya no decían nada. Pero “Los Scott” me tenían pegada y decidí acabar la sexta. Ellos mismos pensaban que sería la última por lo que me funcionó totalmente como final de serie. Ví los dos primeros de esta temporada y ya fue la sentencia definitiva: para mí, OTH tiene seis temporadas. Fanesia pura.

10 Things I Hate About you
Esta fue una serie perfecta para el verano pasado. Entretenidilla, ligerilla y simpática. Y mantenía lo suficiente el espíritu de la peli. Pero desde que ha vuelto del largo parón no me hace ni pizca de gracia. Siempre fue una serie tonta pero no me importaba. Ahora sí. Ahí se queda.

Make it or Break it.
Me doy cuenta de que el verano es el mal, me hace ver todas estas chorriseries. Siempre fui consciente que este culebronaco de gimnastas era malo con ganas pero enganchaba taaaanto. Pero cuando volvió, ya había perdido todo interés y no tengo ninguna intención en recuperarlo.

V
Acabo con una que decidí que el que yo siguiera con ella o no dependería de su futuro. Si acababa, hacía el esfuerzo por seguir (me quedé en el parón) y acabar. Si seguía, pasaba olímpicamente de ella. Como ha sido lo segundo, pues otra que se queda por el camino. Me da demasiada pereza y no me llama especialmente seguirla.


Me sorprende la cantidad de abandonos que he tenido esta temporada pero cuando cada vez se dispone de menos tiempo para ver cosas, hay que volverse más exigente y selectivo (y ver cosas como Drop Dead Diva xD). Vosotros ¿Qué series habéis abandonado?




22 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

Cuando dejaron de estar Perdidos

Aunque siempre he sido de la opinión de que finales como el que hemos vivido hace escasas horas hay que reposarlos y digerirlos, aún tengo la piel de gallina como resultado del cierre de una serie que ya ha hecho historia y creo que necesito expulsar todo lo que siento out of my system.

Cuando el ojo de Jack se ha cerrado y LOST se ha despedido para siempre, las 800 personas que éramos en la sala de cine que llevaba toda la noche ansiosa por ver ese final no han aullado, gritado ni vitoreado. En su lugar me ha abofeteado un fío aplauso y muchas caras decepcionadas. ¿Por qué?

Seguramente había poca gente con menos expectativas que yo. La sexta temporada no la he disfrutado demasiado, salvo momentos puntuales, y no sabía que esperar del final. Sin embargo creo que es el mejor cierre que podría imaginar. ¿Qué ha echado en falta la gente? ¿Por qué tanta sensación de haber sido timado?

LOST nos ha contado la vida de un grupo de personas unidas por un factor común: La soledad. Todos ellos se encontraban solos en el mundo, hundidos en sus miserias personales, sufriendo sus malas decisiones y sus errores. ¿Qué ha supuesto la isla? La isla ha sido el lugar donde todas esas almas perdidas se han encontrado y han conseguido darle sentido a su vida de una forma u otra.

Algunos lo han conseguido con amor romántico, otros con la libertad, otros con el calor de un hijo y otros con la reconciliación de su amor. Ya cuando Desmond empezaba a hacer de las suyas en la realidad alternativa, que no ha resultado ser otra cosa que la sala de espera del cielo de Jack, hice una entrada donde afirmaba que EL AMOR ES LA CONSTANTE DE LOST. Este final no ha hecho otra cosa que confirmarlo.

Unos escapan de la isla, otros deciden permanecer en ella. Otros hace tiempo que se marcharon. Todos morimos algún día, unos antes, otros después, pero lo que queda al final de tu vida es reencontrarte esos recuerdos que te enseñen que tu vida a merecido la pena y al haber vibrado con todos esos sentimientos. Eso es lo que hemos visto en la despedida de Lost.

Jack ha muerto y durante numerosos flashforwards hemos sido testigos de cómo se iba orquestando una especie de cielo intermedio con todas aquellas personas que han dejado huella en su alma. Gracias a él hemos sido testigos de cómo personajes se reencontraban con sus amores perdidos y encontraban la paz.

Hurley suelta un discurso a Sayid muy similar al de Christian para Jack. Debe aceptar que es un buen hombre, soltar lastre y dejarse ser feliz. De la misma forma que él se reencuentra con Shannon, el resto de personajes encuentran lo que les falta para estar completos y juntos pasar al otro lado. Ya no es es vivir juntos y morir solos.

Jack comprende todo esto y por fin, con una sonrisa en los labios, acepta su destino al igual que lo han hecho o harán todos los demás personajes que han pasado por la isla. Han obtenido la redención.

Ahora. ¿Todo esto anula lo vivido? No. Todos los acontecimientos que hemos presenciado en la isla son completamente reales. Esa redención obtenida por los personajes se enlaza directamente con el misticismo de la serie, con esos dos dioses caprichosos. Caín y Abel jugando con la humanidad, probando sus límites, sus fortalezas y sus flaquezas.

Al igual que reza la famosa cita de Drácula, los personajes han cruzado océanos de tiempo para encontrarse. Han tenido que superar muchas pruebas para entender su destino y finalmente lo han logrado. Esas pruebas han tomado la forma de Dharmas, osos polares y escotillas, pero podrían haber sido cualquier cosa que les hiciera encontrarse a sí mismos y a aquellos que les completan. Jack lo ha hecho unos minutos antes de morir y por ello se ha ganado un cielo envidiable. Otros quizás lo conseguirán en vida, quién sabe.

Por todo lo dicho creo que este era el final perfecto para LOST. De una forma intensa, emocionante y emotiva han conseguido completar la construcción de unos personajes con los que hemos vivido de todo. Han conseguido mostrarnos ese final feliz al que llegarán antes o después.

Pero no quiero acabar sin decir que no sólo el destino es importante sino que el camino andado también lo es. LOST nos ha dado seis años de emociones fuertes, de momentos inolvidables y nadie puede negar que haya calado hondo. Una amarga despedida puede enturbiar el recuerdo de lo vivido pero no dejéis que os ciegue. Yo me considero afortunada porque este final ha sellado de una forma brillante e inolvidable todo el camino que he vivido junto a la serie y sus personajes.

Hoy más que nunca, y ya a modo de cariñosa y dolorosa despedida a una de las series que he vivido más intensamente, hay una frase que resume de muchas formas el final:

See you in another life, brother




57 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

Meme: Los mejores momentos de LOST

Mañana se nos acaba un serie que ya se ha hecho un hueco en la historia de la televisión. Desde que medio mundo se preguntaba quién mató a J.R. un episodio no creaba tanta espectación como este "The End" de LOST. A eso se suma que por primera vez en la historia, un episodio de una serie americana va a ser retransmitido internacionalmente y en directo a casi 60 países desde Turquía a Israel, pasando por España, por supuesto.

Todo empezó un 22 de Septiembre de 2004 y aquí estamos, cinco años y medio después a punto de despedir a una serie que nos ha hecho pasar grandes e inolvidables momentos. Por ello he decidido hacer este repaso a lo mejor de la serie a modo de meme antes de que los acontecimientos del final se apoderen de todo. ¡Que se anime quién quiera! ;) Evidentemente habrá spoilers a tutiplén.

LA MEJOR TEMPORADA
Aunque casi todas las temporadas las he disfrutado por una cosa o por otra, es probablemente la cuarta la que más satisfecha, entretenida y flipada me tuvo. Entramos en aquel fascinante mundo de los flashforwards, empezábamos a coquetear con todo el rollo mitológico y metafísico de la serie y nos regaló grandísimos momentos.

EL MAYOR CLIFFHANGER DE TEMPORADA
Es difícil elegir porque cada temporada los cliffhangers se han ido superando a sí mismos. Probablemente si dijera uno, sería el final de la tercera temporada con ese inolvidablísimo "We have to come back, Kate". Creo que este giro será recordado por siempre. El vídeo.

Pero voy a decir el final de la primera temporada. ¿Os acordáis cuando aún vivíamos en el "Qué habrá dentro de la escotilla"? Qué tiempos aquellos... no sabíamos lo que nos esperaba. Ese cliffhanger fue el primer gran final que me dejó con la miel en los labios en una serie así que se merece esta mención.

LA MUERTE MÁS MEMORABLE
Tengo tentaciones de dar este premio a la deliciosísima muerte de los pesados Nikki y Paolo, esos dos personajes introducidos con calzador que maravillosamente fueron enterrados vivos... Pero no. Aunque hemos tenido muertes memorables por graciosas, dramáticas, sorprendentes, esperadas y otros motivos... voy a quedarme con la despedida de Charlie. Yo, que no le tenía ningún cariño y deseaba su muerte, me emocioné como no lo he hecho con otra muerte de la serie. Qué secuencia, qué música... qué momento.

UN CAPÍTULO
Este es probablemente el apartado más complicado... ¿Un capítulo? ¿Uno? Podría elegir aquel piloto doble que nos introdujo a la serie.. Podría hablar del maravilloso The Constant (pero que como lo mencionaré después, lo obvio). Podría hablar de muchos finales de temporada o comienzos. Me vienen cientos pero voy a destacar el último episodio de la cuarta temporada "There is no Place Like Home". Este episodio nos dió el esperado reencuentro de Penny y Desmond, movió la isla, mató a varios personajes principales, descubrió que el carguero era "malo" y nos enseño a un Locke muerto. Pero lo más relevante quizá fuera ver a esos Oceanic Six saliendo de la isla. Cuando empezamos a ver la serie pensábamos que verles salir sería el final... ¡¡Ilusos!!

UN PERSONAJE
Me hace gracia cómo ha ido cambiando esta categoría con el tiempo. Empecé siendo fanísima de Locke, al que acabé odiando. También tuve mi época de amar a Juliet. Jacob y el humo negro, son esos caín y abel que concentran todas las preguntas de la serie. Hurley y Faraday siempre fueron especiales. Si dijera quién es mi favorito, probablemente diría Desmond pero le voy a dar este "premio" a Ben.

Desde que fuera Henry Gale, Ben ha sido el personaje más enigmático y que más he disfrutado odiando de toda la serie. Nunca sabías qué estaba planeando y su egoísmo nunca ha encontrado límites. Qué pena que esta última temporada ha tardado en salir de ese ensimismamiento en el que estaba.

ESA PAREJA ESPECIAL
Ah... esos Desmond y Penny siempre vienen a mi cabeza y para mí será LA pareja, pero como van a ser los reyes de otra categoría, voy a mencionar a otros. El trío Jack, Kate, Sawyer y eventualmente Juliet es cansino desde hace mucho así que me voy a quedar con los adorables Rose y Bernard... aún recuerdo lo emocionante que fue su primer encuentro dentro de aquella emotiva secuencia de reunión. Aún lloro xD

UN TEMA MUSICAL
La banda sonora de Lost siempre ha sido especialmente reseñable entre los soundtracks televisivos. Sin ella, la serie no sería lo mismo y no en vano hace unos meses decidí hacerle un homenaje en este mismo blog. Sin los golpes de efecto, sin las melodías emotivas o de aventura, sin esos videoclips de final de episodio que nos regalan a veces... la serie no sería lo mismo. De los muchísimos temas que me gustan de la serie me voy a quedar con el "There is no Pace like Home". ¿Qué tema utilizarán para despedir la serie para siempre? No puedo esperar a saberlo.

UN MOMENTO INOLVIDABLE
Ah!, The Constant. Qué gran capítulo... ¡¡Y qué gran momento nos regaló!! Lloré ríos cuando después de tantos flashes, tantos flashbacks y tanto amor por parte de ambos... Desmond y Penny por fin hablan después de tantos años. Es la gran historia de amor de la serie y ese momento es su clímax, aderezado con mi otro tema favorito, por cierto. Pinchad en la foto para ver el vídeo.

Y aquí se acaba este pequeño homenaje a una gran serie que me ha hecho vivir grandes momentos y de la que ahora me tengo que despedir. ¿Qué vamos a hacer sin LOST en nuestras vidas seriéfilas? Desde luego es un hueco difícil de cubrir pero... ¡Qué demonios! Yo no quiero cubrirlo. Lost siempre estará ahí, siempre será especial, siempre será la serie que más cosas me ha hecho sentir, la que me hizo entrar en este mundo de las series a ritmo de USA, la que me tuvo cinco años teorizando. Sí, ha tenido sus altibajos pero siempre tendrá un lugar muy especial en mi imaginario televisivo y en el de mucha gente. Ahora es vuestro turno de reseñar vuestros momentos favoritos de la serie.

21 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

From Pasadena with Love

Este es el cuarto año que disfruto de la familia Walker. A estas alturas de la película es muy complicado renovar los cientos de halagos y bondades que ya he dicho sobre Brothers and Sisters tras ver sus primer, segundo y tercer años. Aunque los primeros tres párrafos son aptos para todos los públicos, es difícil hablar de una cuarta temporada sin spoilear. Para convenceros de lo buena que es, tenéis las tres entradas anteriores :P Huid de esta si no habéis acabado la cuarta temporada.

En el universo de los dramas corales familiares, los Walker representan esa familia surrealista y pija con un vínculo envidiable e increíblemente fuerte que, aunque podría ser lejana y difícilmente empatizable, resulta ser todo lo contrario.

En una serie de este estilo, mantenerse fresco e interesante es especialmente difícil. Caer en el culebrón ñoño y exagerado es relativamente sencillo, sin embargo Brothers and Sisters ha sabido seguir a su nivel a pesar de introducir elementos fuertemente dramáticos e incluso inverosímiles. Consigue mantener esa brillante inteligencia emocional que le caracteriza dirigiendo esos giros delicados hacia terrenos más ligeros donde la comicidad tiene su lugar.

Entre cánceres, quiebras de la empresa familiar, traiciones y mentiras varias, amores imposibles y otras tramas, esta temporada podría haber resultado demasiado dramática y, sin embargo, la sensación constante que he tenido yo a medida que avanzaba la serie es que había vuelto a sus inicios, a aquella temporada primera que establecía un equilibrio sano y llevadero entre el drama y la comedia, mezclando incluso ambos en la misma secuencia.

Ha habido buenas decisiones este año. La primera fue deshacerse de Ryan cuanto antes, ese hermano que nunca debió aparecer. La segunda es hacer del problema en Ojai el hilo conductor de la temporada (y no, por ejemplo, el cáncer de Kitty) y llevarlo por todos los estadios posibles hasta su desaparición. La despedida de Ojai Foods no sólo consigue regalarnos un episodio memorable, sino que además da cierre a una trama que ya no daba para más. Eso junto con el descubrimiento de uno de esos acuíferos tan comunes en Estados unidos les deja las puertas abiertas para dar todos los soplos de aire fresco que quieran a la serie.

En el lado positivo de la temporada también encontramos las intervenciones de Tommy. Como en cualquier familia, él está lejos pero acude a la familia en los momentos más difíciles o importantes.

También destaco la forma de llevar el cáncer de Kitty, sin duda una trama muy culebronesca que de primeras me resultó bastante arriesgada pero han sabido manejar con mucha discreción y sin darle un excesivo dramatismo.

Por supuesto tengo que volver a alabar aquel episodio especial doble que ya desmenucé en su día y mencionar por mil vez lo maravillosas que son esas cenas familiares y cómo esta serie hace de discutir, un arte.

Pero la temporada también ha tenido puntos negativos que no se pueden ignorar. El más importante es que, en vez de ver a cinco hermanos hemos tenido cinco personas individuales que son familia, y me explico. Mientras que el lazo fraternal que une a los protagonistas en esta serie siempre ha sido uno de los grandes puntos fuertes y constantes de la serie, esta temporada se ha perdido considerablemente esa imagen de vínculo y se ha tratado a cada hermano individualmente, dejando sin explotar la comicidad y dinamismo que aportan a la serie cuando se ayudan, insultan, discuten y hacen puyas unos a otros.

Como consecuencia de esto han quedado en evidencia las flaquezas de alguna de las peores tramas, algo que recae principalmente en Justin (el nuevo Tommy) y su aburrido y nada interesante intento de ser médico, su pesada y repetitiva relación con Rebecca y el ya trilladísimo recurso de querer volver al frente. Kitty ha estado a su cáncer y su candidatura con un desdibujado Robert, a Sarah la hemos visto obsesionada con Ojai y con ese cliché de giros inverosímiles que es Luc y Kevin está en un limbo profesional poco adecuado para él. Y no me olvido de su hijo con Scotty, claro.

Sí, cada hermano siempre ha tenido su trama pero en temporadas anteriores todo se enlazaba de forma natural mientras que esta temporada recuerdo pocos grandes momentos "de hermanos". Probablemente este sea el motivo por el que disfruté tanto el capítulo con “Kevrahhhh”.

Sin embargo, todo esto no ha evitado que disfrutara de la temporada como la que más, que me emocionara como siempre consigue Brothers and Sisters y que me entregara por completo a un finale bastante tramposo pero no por ello menos emotivo e intenso. Ese baile bajo el chorro de agua en Narrow Lake o esos tensos minutos del accidente, con la revelación del obvio SIDA de Soul, la muerte de Robert y el dudoso estado de Holly.

Ahora la serie dará un salto de un año hacia delante en el tiempo, lo cual creo que es una decisión muy inteligente por parte de los guionistas. De primeras no tienen que enfrentarse al drama que supondría continuar exactamente en el mismo punto. Pueden establecer unas nuevas reglas del juego en cada uno de los personajes y la familia en general a la vez que nos cuentan lo que más interese del año que nos hemos perdido.

Quizá he llegado a un punto en el que estoy tan metida en la serie y tan enamorada de sus personajes en general que mi perspectiva ha cambiado y tiendo a ver lo positivo en todas las decisiones de guión de la serie. Pero no me importa. Soy feliz así. Soy feliz entregándome completamente a la vida de los Walker.



10 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

¿Cómo está la industria televisiva? Temp 10/11 (6): AMC y USA

Los Upfront se me han echado encima y me han alcanzado sin haberos contado los pilotos de partida que tenía la CBS y la CW… Sin embargo, creo que no hará falta que diga que no son dos cadenas que precisamente tuviesen series especialmente interesantes en la recámara.

Por ello me motiva mucho más seguir hablandoos de las series para la temporada que viene que tienen las cadenas de cable, que son muchísimo mas llamativos. Ya os hablé de Showtime y TNT y hoy toca hablar de AMC y USA Network.

A comienzos de los 2000, AMC decidió dar un giro a su perfil y aumentó la programación que ofrecía a sus suscriptores. De emitir principalmente clásicos cinematográficos( de hecho, su slogan era "Televisión para gente de cine", decidió ampliar el rango de sus películas, ofreciendo títulos de todo género y época y añadiendo cortes televisivos a su emisión.

No ha pasado mucho desde entonces pero poco a poco va entrando en el competitivo mundo de la producción de series de ficción originales. Sus series actuales, Mad Men y Breaking Bad (de la que tengo pendiente una entrada), reflejan el perfil claro que tiene la cadena: público principalmente masculino y elitista interesado en series de calidad.

Los proyectos nuevos que tiene para el próximo año siguen en esta línea y, siguiendo la tendencia general, se apoya en grandes nombres tanto en la producción como en el área de la interpretación. Las tres series en proyecto son adaptaciones (de otra serie, de películas de los 70 y de un cómic), abarcando todo tipo de géneros como la política, el policíaco o la ciencia ficción.

WALKING DEAD
Basada en el comic homónimo de Robert Kirkman, se centra en un grupo de supervivientes de un ataque apocalíptico de zombies que viajará en busca de un lugar seguro. Una de zombies, vaya. Lo interesante es que, detrás del proyecto, encontramos a Frank Darabont, uno de mis directores y guionistas favoritos (La Niebla, La Milla Verde, Cadena Perpetua…) junto a Charles Eglee (productor de Dexter y The Shield) entre otros.

En el elenco encontramos a Andrew Lincoln (que protagoniza una de las mejores declaraciones de amor del cine en Love Actually :P), Jon Bernthal (The Pacific), Sarah Wayne Callies (Eterna Sarah en Prison Break) y Laurie Holden (The Shield) entre otros.

Se han encargado 6 episodios de momento que se empezarán a producir en junio. La emisión está prevista para Octubre a emitir en un maratón que todos los años suele hacer la cadena dedicado al terror y el thriller.

RUBICON
Este drama político no es proyecto de otoño sino que se estrenará este verano. La serie se centra en una sociedad secreta que pone contra las cuerdas al mundo político. Will es un inteligente analista político de un departamento de investigación de Nueva York que descubre que sus empleados no son lo que parecen ser. Investigará esa mano invisible que cree que hay detrás de su departamento.

Las credenciales de la serie reunen a Jason Horwitch (Medical Investigation), Allen Coulter (Los Soprano, Damages) y Ferry Orent (Rescue me). En el reparto encontramos a James Badge Dale (The Pacific), Peter Gerety (The Wire), Miranda Richardson, Dallas Roberts y Lauren Hodges entre muchos otros.

Lo han vendido como serie inspirada en thrillers políticos de los 70 tipo Todos los hombres del presidente. La serie tendrá 13 episodios de 50 minutos.

THE KILLING
Este título ha sido descrito como un drama urbano centrado en tres personajes que viven en Seattle cuyas existencias se ven afectadas por el asesinato de una joven. La serie gira en torno a la investigación policial de ese asesinato.

A la producción encontramos a los responsables de Cold Case y Burn Notice. En el reparto está Billy Campbell (The 4400), Michelle Forbes (True Blood), Brent Sexton (Deadwood), Eric Ladin (Generation Kill) y Jamie Ann Alman (The Shield) entre otros. Se ha encargado el piloto de momento por lo que no es proyecto seguro como los dos anteriores.

Las series de AMC han cosechado buenas críticas y han ganado bastantes categorías en los premios más importantes de la industria… veremos si sus nuevas producciones siguen esta línea de ficción apta para exquisitos.

Al contrario que AMC y que la mayoría de canales de cable, USA Network lleva años aspirando al gran público del cable y lo ha conseguido. Fácilmente se podría hablar del “pefil de serie USA”: series mayormente autoconclusivas de guiones bien escritos pero muy accesibles, con toques de humor y primando el entretenimiento. Estas series rara vez son corales y basan su continuidad en la química existente entre dos personajes protagonistas. Escasean las sitcom en el canal, pero realmente la mayoría de sus series se podrían clasificar bajo comedia por su tono desenfadado.

Los nuevos proyectos de USA Network para la próxima temporada confirman ese perfil del que hablamos. Destaca una altísima presencia de series policíacas o derivados (detectives…) y de series conclusivas en general (abogados, agentes de seguros…). Poco interesantes para mí, he de confesar.

Se sigue con la fórmula de una pareja de protagonistas con química en la que uno de los integrantes es el “pez fuera del agua” y ayuda al otro (policía, abogado…) con sus casos. Todas las series presentan ese tono neutro, sin demasiados elementos de género que expulsen público.

FACING CATE
Kate Reed es la protagonista, una importante abogada que, frustrada por las injusticias del sistema, decide irse al extremo y hacerse mediadora judicial. Sarah Shahi (Life), Michael Trucco (BSG) y Virginia Williams (How I Met your mother) están en el reparto. Se han encargado 11 episodios.

COVERT AFFAIRS
Intento de nuevo Alias. Annie es una agente que es reclutada por la CIA para ejecutar una misión. Ella piensa que ha sido ascendida por sus habilidades lingüísticas pero realmente algunos altos mandos se han fijado en su reciente ex novio. Auggie es una agente de inteligencia de la CIA que quedó ciega en acto de servicio y será la guía de Annie en este nuevo mundo burocrático, excitante e intrigante.

En el reparto encontramos a Pipper Perabo (de la POMA El bar Coyote), Christopher Gorham (Harper’s Island), Eion Bailey (Band of Brothers) y Peter Gallagher (The O.C.) entre otros. Detrás del proyecto están los productores del remake de El Coche Fantástico, Defiyin Gravity y The O.C. entre otras cosas.

ROBYN
Adaptación del clásico de Robin Hood pero con una licencia artística: Es una chica. Esta joven decide que no ha hecho nada útil con su vida y decide dedicar su vida a robar a los ricos para dárselo a los pobres. No se sabe mucho más a parte de que se ha encargado el piloto y que detrás está Becky Hartman Edwards, guionista y productora de Parenthood y Life on Mars.

A LEGAL MIND
Un treintañero fumeta que dejó la universidad se une a un abogado corporativo para trabajar con él. Típico USA.

UNTITLED GAY WALCH PROJECT.
Una especie de Weeds: Una madre que vive en un suburbio a lo Mujeres Desesperadas tiene que pagar la deuda de juego de su marido currando para un mafioso. El proyecto es de Gay Walch (Summerland).

STICK
Un antiguo profesional de hockey se pone a ayudar a gente a la que la ley no puede ayidar. Se ha encargado el piloto y es de los guionistas y productores de Castle y Médium.

Personalmente los proyectos de la AMC me llaman mucho más con diferencia pero, cierto es, que no soy en absoluto el perfil de público de USA. Como mucho le echaré un ojo a la serie de Pipper Perabo, que ella y ese aire a Alias me llaman.

Aún me queda comentar los proyectos, entre los que hay muchos interesantes, de otras cadenas como HBO, Starz, FX, SyFy, Spike TV y otras. Pero hasta entonces…

¿Qué os parecen los proyectos que os he presentado hoy? ¿Cuál os llama la atención?




11 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!

El Apocalipsis de los hermanos Winchester

Voy a hablar libremente de Supernatural hasta la recientemente acabada quinta temporada. Si no vas al día y no quieres que te la reviente… ¡huye!

Todo tiene un fin. Incluso el Apocalipsis. Hemos pasado De Wendigos a Demonios de ojos amarillos. De virus Croatoan a Ángeles poco angelicales. Amores fraternales. Amores infernales. Amistades celestiales. Sangre. Risas. Llantos. Traiciones… Supernatural ha lidiado con muchas cosas y ha sido la más complicada de todas, la que mejor han sabido cerrar. Porque todo tiene un final y acabar con el Apocalipsis no es tarea fácil.

Pero me estoy adelantando. En el punto en el que estamos con la serie, y mirando hacia atrás, no me cuesta demasiado llegar a la conclusión de que la cuarta temporada ha sido mi favorita. En ella, tras tres años de constante evolución, encontraron el equilibrio perfecto entre el caso episódico, la mitología, el drama y la comedia.

Sin embargo, esta quinta temporada ha tenido muchos altibajos para mí. Ya a pocos episodios de comenzar, os hablaba de mis inquietudes con respecto al tono que estaba adquiriendo la serie y, el desarrollo de la temporada, ha reforzado esa sensación de que Supernatural se estaba tomando demasiado en serio a sí misma. Podéis leer más sobre esto aquí, que tampoco quiero repetirme demasiado. Eso sí, con respecto a la relación de los hermanos que comentaba en esa entrada, ahora me retractaría.

Aunque pueda parecer lo contrario, he disfrutado mucho de este quinto año. Nos han regalado buenos episodios tanto mitológicos como conclusivos (que NO de relleno). Hemos tenido capitulazos tan diversos como el “Curious Case of Dean Winchester”, el chorrisodio de turno con “Changing Channels” o uno de esos que ejemplifican aquel equilibrio del que hablaba como es el de “Sam, Interrupted”… y nunca olvidaremos la aparición de la muerte en “Two Minutes to Midnight”. En el otro extremo está el caso de, por ejemplo, “Dark Side of The Moon”, aquel episodio en el que Sam y Dean van al cielo. La idea del cielo que nos presenta Supernatural me pareció brillante… Sin embargo, estropearon un episodio que podría haber sido uno de los mejores de la serie cambiando la dinámica al poco de empezar, convirtiéndolo en un capítulo completamente BLA que además tampoco aportaba nada realmente nuevo o interesante a la mitología o la trama principal. Una pena. Y esto es algo que se ha repetido en otras ocasiones.

Esa idea de “BLA” a la que me refiero se ha extendido demasiado en la recta final, que ha tenido capítulos con demasiado diálogo muchas veces irrelevante y reiterativo, y un desarrollo de las cosas algo precipitado para mi gusto. Durante unos cuantos episodios tenía la sensación de que los hermanos “vagaban por ahí” hablando con unos y con otros sin avanzar realmente cuando podrían haber introducido el elemento “anillos de los jinetes” algo antes y habernos dado algo más de esa acción winchesteriana que tanto he echado de menos.

Sin embargo he de quitarme el sombrero ante el último capítulo, que ha eliminado esa ligera sensación amarga que tenía últimamente y es que, para mí, ha sido el mejor cierre que podían darle a la temporada… y a la serie.

Desde que nos enterásemos de la condición de “recipientes” que tenían Dean y Sam allá en el comienzo de la temporada, esperábamos el momento del enfrentamiento que finalmente hemos presenciado a medias. Y ese “a medias” es uno de los principales motivos que hacen grande la resolución del Apocalipsis, y voy a explicar por qué.

Una de las mejores secuencias del episodio es el esperado encuentro de Michael y Lucifer, dos hermanos forzados a enfrentarse. El monólogo de Lucifer no hace más que reforzar el paralelismo de su vida con la de Sam, al que habita cuando se desahoga, que ya se venía apreciando desde hace tiempo.

Los dos fueron forzados por un padre a ser quien son en este momento. Los dos fueron condenados a su condición de demonios y ambos han traicionado y mentido a su familia. Los dos culpan a otros de su destino (siempre me molestó mucho la manía de Sam de culpar a los demás de todo) y los dos buscan cambiarlo de alguna forma.

¿Por qué Dean no ha acabado siendo el recipiente de Michael, dejando el deseado enfrentamiento Winchester a medias? Porque Dean no se refleja con Michael de la misma forma que Sam con Lucifer. Sí, hay semejanzas, pero Dean siempre ha puesto por encima a su hermano…. Por encima de su padre, por encima de su condición de semidemonio, por encima de la mentira, por encima de la traición y de los muchos errores que ha cometido Sam. Su hermano lo ha sido todo hasta el final y es algo que Michael en ningún momento duda en hacer por un suplicante Lucifer.

No. Dean no podía ser el recipiente del robótico Michael. Dean debía intervenir para, una vez más, demostrar a Sam que haría cualquier cosa por él. Y, por fin, Sam abraza ese amor incondicional de su hermano, recordando todo lo que han vivido juntos, para superar no sólo al mal absoluto sino todos los males que lleva dentro, recomponiendo así esa imagen rota y desesperada que se reflejaba en el espejo cuando Lucifer intenta envenenar su mente argumentando que él es su familia y no Dean.

Enlazo ahora con ese emotivo flash de recuerdos que hacen a Sam retomar el control para hablar de la narrativa del episodio. El que conocemos como El Profeta se encarga de empaquetar con lacito este finale, poniendo el acento del episodio donde corresponde: el vínculo entre los hermanos Winchester con el Impala como representación del mismo. La historia del impala, todas esas cicatrices de amor y guerra que ha ido adquiriendo con los años, estructura el final del Apocalipsis colocando en foco en el tema más importante de la serie que no es otro que el valor de la familia, la amistad y el amor entre dos hermanos.

Las últimas secuencias del episodio dan de sí para mucha polémica. Está claro que Kripke ha querido despedirse de Supernatural a su manera: con un final redondo y perfectamente cuadrado que lleva construyendo desde hace muchos episodios. Ese recurso narrativo de usar a Chuck que comentaba en el párrafo anterior también le ayuda a dar el broche de oro con algún que otro guiño para los fans y un “The End” en toda regla. Aquí se acaba Supernatural, amigos. Y aquí debería haber acabado. La serie me ha demostrado que puedo confiar en ella por lo que, de momento, no temo la calidad del sexto y último año de la serie. Sin embargo, ESTE era el final.

Sam tenía una vida normal. Una novia, una carrera, una casa… vivía como el resto de los mortales hasta que el Demonio de ojos amarillos irrumpió en su vida y le forzó a caer en esa vida de nombres falsos, moteles sucios y monstruos sádicos junto a su hermano. Poco a poco descubrió que esa vida era su destino y la aceptó complaciente mientras Dean sufría el efecto contrario. En las últimas dos temporadas hemos sido testigos del hastío de Dean, de su dolor por no haber tenido nunca una vida normal y de haber rechazado la única posibilidad que se le ofreció.

En la evolución de Supernatural y de sus tramas hemos visto como los papeles de los hermanos se invertían hasta llegar al punto donde nos encontramos ahora. Sam ha hecho el sacrificio definitivo, ha obtenido la redención por todos sus errores, y no lo ha hecho por salvar al mundo sino por su hermano. Dean nunca va a estar en paz pero por fin puede abrazar, literalmente, esa opción de vida apacible que no ansía pero sí merece después de tanto sufrimiento… Después de lo que su hermano ha hecho por él, de la completa entrega que ha demostrado… sólo una mirada compungida de Sam, en los últimos segundos de la temporada, deja ver lo obvio: ¿Va Sam a privar a Dean de ese descanso? No. No lo hará.

O no lo haría si la sexta temporada no existiese. Para algunos ese final es el cliffhanger que justifica que Supernatural siga. Para mí la intensa historia de los hermanos Winchester se cierra perfectamente de esta forma como un círculo. Sin embargo la próxima temporada probablemente parta de esa pregunta que Castiel hace a Dean antes de desaparecer:

¿Qué prefieres tener… paz o libertad?

Podría seguir hablando párrafos y párrafos sobre el papel de Castiel y Bobby (que casi me matan del susto con sus fugaces muertes) o sobre la interesante decisión de presentar a los ángeles como seres crueles, arrogantes y egoístas y la superposición de éstos con los demonios de la serie, que son igualmente egoístas pero que, aunque retorcidos, de alguna forma quedan en mejor lugar que sus compañeros “divinos”. Podría hablar de la importancia que el pasado ha tenido esta temporada para todos los protagonistas o del nunca aleatorio ni inocente perfil de los personajes episódicos.

Pero ya me he extendido demasiado. Cierro este apasionado y algo contradictorio repaso a la que debería haber sido la última temporada de Supernatural diciendo que pocas series han sabido no sólo crecer como ésta, sino también mantener su esencia de principio a fin, haciéndola cada vez más presente y fuerte. Porque no hay finale sin Kansas ni bien sin mal. Porque no hay Supernatural sin Impala.

Porque no hay Sam sin Dean.



24 telespectadores :

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!