From Pasadena with Love

Este es el cuarto año que disfruto de la familia Walker. A estas alturas de la película es muy complicado renovar los cientos de halagos y bondades que ya he dicho sobre Brothers and Sisters tras ver sus primer, segundo y tercer años. Aunque los primeros tres párrafos son aptos para todos los públicos, es difícil hablar de una cuarta temporada sin spoilear. Para convenceros de lo buena que es, tenéis las tres entradas anteriores :P Huid de esta si no habéis acabado la cuarta temporada.

En el universo de los dramas corales familiares, los Walker representan esa familia surrealista y pija con un vínculo envidiable e increíblemente fuerte que, aunque podría ser lejana y difícilmente empatizable, resulta ser todo lo contrario.

En una serie de este estilo, mantenerse fresco e interesante es especialmente difícil. Caer en el culebrón ñoño y exagerado es relativamente sencillo, sin embargo Brothers and Sisters ha sabido seguir a su nivel a pesar de introducir elementos fuertemente dramáticos e incluso inverosímiles. Consigue mantener esa brillante inteligencia emocional que le caracteriza dirigiendo esos giros delicados hacia terrenos más ligeros donde la comicidad tiene su lugar.

Entre cánceres, quiebras de la empresa familiar, traiciones y mentiras varias, amores imposibles y otras tramas, esta temporada podría haber resultado demasiado dramática y, sin embargo, la sensación constante que he tenido yo a medida que avanzaba la serie es que había vuelto a sus inicios, a aquella temporada primera que establecía un equilibrio sano y llevadero entre el drama y la comedia, mezclando incluso ambos en la misma secuencia.

Ha habido buenas decisiones este año. La primera fue deshacerse de Ryan cuanto antes, ese hermano que nunca debió aparecer. La segunda es hacer del problema en Ojai el hilo conductor de la temporada (y no, por ejemplo, el cáncer de Kitty) y llevarlo por todos los estadios posibles hasta su desaparición. La despedida de Ojai Foods no sólo consigue regalarnos un episodio memorable, sino que además da cierre a una trama que ya no daba para más. Eso junto con el descubrimiento de uno de esos acuíferos tan comunes en Estados unidos les deja las puertas abiertas para dar todos los soplos de aire fresco que quieran a la serie.

En el lado positivo de la temporada también encontramos las intervenciones de Tommy. Como en cualquier familia, él está lejos pero acude a la familia en los momentos más difíciles o importantes.

También destaco la forma de llevar el cáncer de Kitty, sin duda una trama muy culebronesca que de primeras me resultó bastante arriesgada pero han sabido manejar con mucha discreción y sin darle un excesivo dramatismo.

Por supuesto tengo que volver a alabar aquel episodio especial doble que ya desmenucé en su día y mencionar por mil vez lo maravillosas que son esas cenas familiares y cómo esta serie hace de discutir, un arte.

Pero la temporada también ha tenido puntos negativos que no se pueden ignorar. El más importante es que, en vez de ver a cinco hermanos hemos tenido cinco personas individuales que son familia, y me explico. Mientras que el lazo fraternal que une a los protagonistas en esta serie siempre ha sido uno de los grandes puntos fuertes y constantes de la serie, esta temporada se ha perdido considerablemente esa imagen de vínculo y se ha tratado a cada hermano individualmente, dejando sin explotar la comicidad y dinamismo que aportan a la serie cuando se ayudan, insultan, discuten y hacen puyas unos a otros.

Como consecuencia de esto han quedado en evidencia las flaquezas de alguna de las peores tramas, algo que recae principalmente en Justin (el nuevo Tommy) y su aburrido y nada interesante intento de ser médico, su pesada y repetitiva relación con Rebecca y el ya trilladísimo recurso de querer volver al frente. Kitty ha estado a su cáncer y su candidatura con un desdibujado Robert, a Sarah la hemos visto obsesionada con Ojai y con ese cliché de giros inverosímiles que es Luc y Kevin está en un limbo profesional poco adecuado para él. Y no me olvido de su hijo con Scotty, claro.

Sí, cada hermano siempre ha tenido su trama pero en temporadas anteriores todo se enlazaba de forma natural mientras que esta temporada recuerdo pocos grandes momentos "de hermanos". Probablemente este sea el motivo por el que disfruté tanto el capítulo con “Kevrahhhh”.

Sin embargo, todo esto no ha evitado que disfrutara de la temporada como la que más, que me emocionara como siempre consigue Brothers and Sisters y que me entregara por completo a un finale bastante tramposo pero no por ello menos emotivo e intenso. Ese baile bajo el chorro de agua en Narrow Lake o esos tensos minutos del accidente, con la revelación del obvio SIDA de Soul, la muerte de Robert y el dudoso estado de Holly.

Ahora la serie dará un salto de un año hacia delante en el tiempo, lo cual creo que es una decisión muy inteligente por parte de los guionistas. De primeras no tienen que enfrentarse al drama que supondría continuar exactamente en el mismo punto. Pueden establecer unas nuevas reglas del juego en cada uno de los personajes y la familia en general a la vez que nos cuentan lo que más interese del año que nos hemos perdido.

Quizá he llegado a un punto en el que estoy tan metida en la serie y tan enamorada de sus personajes en general que mi perspectiva ha cambiado y tiendo a ver lo positivo en todas las decisiones de guión de la serie. Pero no me importa. Soy feliz así. Soy feliz entregándome completamente a la vida de los Walker.



10 comentarios :

  1. Soy una lectora asidua de tu blog aunque creo que es la primera vez que te comento. Creo que después de que la recomiendes tanto no me quda más remedio que ponerme con Brothers and Sisters este verano, así que gracias por la recomendación ^^

    ResponderEliminar
  2. A mi me encanta la serie desde el primer capítulo. No me puedo reir más en algunas escenas :D Deseando estoy que lleguen los nuevos capítulos.

    P.D Larga vida a Luc :D

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Como he comentado en otro blog, el final de temporada fue tan bien planeado, que abre un futuro nuevo para cada personaje y la decisión de saltar un año en el tiempo tambien se me hace inteligente como a ti. Una delicia esta temporada por el tono de humor que siempre hubo a pesar de los momentos dramáticos y aunque concuerdo contigo en que se vio menos la unidad y se trataron más las vidas por separado, pienso que pudimos profundizar un poco más en cada uno gracias a esto. Algunas historias no nos llaman, claro, pero por ejemplo aunque sea poco atractivo todo lo que le pasa a Sarah, ver su frustración con Ojai Foods en su esplendor y lo que representa para ella en su vida (no sólo la profesional) no tuvo precio. Siento que era algo que se le debía al personaje, que desde la primera temporada tenía que demostrar por qué su padre la consideraba "el heredero" de su negocio.

    Por otro lado, hacer de Holly alguien de la familia no sólo fue una gran idea, sino que estuvo impecablemente ejecutada. Fue natural y bonito, por no decir que nos regaló escenas hilarantes como la "Thelma y Louise" con Nora.

    Expectante para la quinta temporada. Da gusto ver una serie que se renueva y al mismo tiempo continúa siendo la misma.

    ResponderEliminar
  4. Como te he dicho, eres el reverso positivo. Pero me gusta que también coincidamos en algunas obviedades como ese cliché con patas llamado Luke (que un día se lleva genial con los hijos de Sarah y al cabo de tres segundos el pequeño le hace bullying) y esa aventura médica de Justin. ¿Realmente puede caer más bajo este personaje? El compañero de laboratorio que tenía, además, debe ser lo más surrealista que he visto en televisión. Surrealista de tan mal escrito, por supuesto.

    Eso sí, también le tengo demasiado cariño a los Walker. Soy plenamente consciente que seguiré la serie hasta el fin de sus tiempos. No puedo dejar los culebrones a medias, aunque su vida útil se haya agotado.

    ResponderEliminar
  5. Estoy deacuerdo con tu post y desde luego es una de las series asiduas en nuestra television. Pero siento mucho la muerte de Robert. Creo que ha sido un problema con Rob love que se quería ir de la serie. Pero la trama de conjuras gubernamentales hubiera dado mucho a la serie y desde luego mucho más que Justin, que estoy de acuerdo con Critico de series, que es un personaje patético. Hubiera sido mejor matarle a el, así tendrían un nuevo escenario donde llorar, el típico cementerio con banderitas en cada lapida de un soldado muerto!!!
    Por otro lado, nunca me gusto el destino de Tommy y creo que debería volver más a la serie.
    En todo caso en casa estaremos atentos a la 5ª temporada!!!

    ResponderEliminar
  6. Aunque esta temporada ha tenido momentos flojillos, a mí me ha gustado bastante más que la temporada pasada. Debe ser porque se han desecho del pesado de Ryan, qué peñazo de muchacho. De todas maneras creo que mucho tendría que cambiar esta serie para que le abandonara, se les coge mucho cariño a los Walker.
    La season finale me gustó pero me fastidia haber sabido de antemano que Robert se iba a morir, esas cosas se las deberían guardar hasta el final de temporada. En fin, es una pena porque, a diferencia de Ryan, creo q el personaje de Rob Lowe podía haber dado mucho más de sí.
    me ha gustado mucho tu blog,
    saludos :)

    ResponderEliminar
  7. Mi enamoramiento hacia los Walker es tal que me pasa como a tí. Todo lo que nos cuentan me lo trago, sin pararme a pensar lo coherente o incoherente de la decisión. Me ha parecido una temporada con mayúsculas, en la que la trama del cáncer, así de primeras, parecía que iba a copar mucho más argumento, no siendo así, acertando de lleno, evitando dramas innecesarios (aunque los que nos han dado siempre me han gustado). El salto en el tiempo parece ser la decisión más correcta, una forma de liberar a algunos personajes del pasado. La llegada de Luc me encantó. Tienen un encanto especial Sarah y Luc, por lo que espero seguir poder disfrutándoles en adelante. De Ryan no quiero saber nada, y de Tommy, lo menos posible.

    ResponderEliminar
  8. Aunque llego un poquito tarde para comentar, tengo que decir que estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices. La cuarta temporada y ese increible final, ha confirmado que la serie está mejor que nunca (por mucho que se empeñen algunos en decir lo contrario)y sigue teniendo el mismo encanto que el primer día. Yo siempre diré que el encanto que tiene esta serie no lo tiene ninguna otra.

    En cuanto a lo negativo de la temporada, si que es cierto que lo de Justin no se cree demasiado pero.. ¡qué más da! Su personaje no nos importa casi ni lo más mínimo asi que y va en camino, perdón ya está en camino, de ser Tommy 2 (me encanta cómo están llevando la trama de Tommy). En cuanto a lo que comentas de la indivudualidad, yo no me di cuenta de eso.. Me gustan como fueron llevando las historias personales de cada hermano pero cuando interactuan entre ellos, ya es la leche! xD

    Eso si, me alegró mogollón de que Ryan se haya despachado tan rápido! Sólo verlo en pantalla me hacia sufrir!!

    Por último, y ya voy cerrando este macrocomentario, nunca tendré suficientes palabras para agradecerte tus entusiastas con esta serie. De no ser por ti me habria perdido una de las series que disfruto más actualmente asi que gracias de nuevo :)

    PD: Y lo que moló nuestra maratón del final no nos la quita nadie!!! xD

    ResponderEliminar
  9. Pues yo adoro a los Walker pero esta temporada no me ha terminado de convencer mucho. Quizá por temas personales que han desmerecido un poco algunas de las tramas y además porque a mí Justin sí que me gusta, pero es que lo ootraaa vez al frente... puag, no me lo creo. Y me faltaba lo de Robert, que a pesar de ya saber que dejaba la serie, me ha dado mucha pena verlo.
    A Kevin no me lo creo con todo el rollo ese de que ha descubierto (a estas alturas!) que no le gusta la abogacía ni la política... venga ya!!!! si está hecho para eso. El que me gusta mucho es Scotty. Y Sarah también ha perdido un poco el norte, y encima nos traen a Luke, que el chico está estupendo, pero también sigo sin creérmelo.
    De lo que tenía ni idea es de que para la próxima temporada saltarán un año en el tiempo, y la verdad es que me parece una idea genial, creo que le hace falta.
    A pesar de todo lo que he dicho anteriormente, yo seguiré viéndola, por supuesto, porque los Walker ya se han hecho un huequito en mi corazón y están ahí para quedarse hasta que los guionistas y la cadena quieran.

    ResponderEliminar

Los comentarios no sólo son bienvenidos sino que estoy deseando saber qué opináis para debatir sobre el tema; eso sí, siempre con respeto hacia la autora y el resto de lectores del blog. ¡Gracias!